COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Un joven de 32 años fue detenido y quedó incomunicado por supuesta violación de domicilio y violencia de género.

La policía intervino luego de que personal de la comisaría de la Mujer informara de un llamado telefónico por parte de una vecina del barrio Las Américas, quien requería la presencia policial en la vivienda lindante, donde el hombre, expareja de su vecina, aparentemente borracho estaría trepando la reja del frente de la vivienda para ingresar por la fuerza, alertado que este jueves a la tarde habría agredido físicamente a su vecina.

Los efectivos se dirigieron al lugar e identificaron a la vecina, quien habría solicitado la presencia de la policía en el lugar, quien manifestó que el sospechoso ya habría ingresado al lugar.

Al llegar, los policías fueron recibidos por una joven que presentaba lesiones en los labios y en la cara, y denunció que instantes atrás fue sorprendida por golpes en las rejas y al mirar desde la ventana vio a su ex pareja trepando a las mismas. Al salir para manifestarle que se retirara de la casa, el sujeto ya se encontraba en el patio delantero y aprovechando en que la puerta estaba abierta ingresó a la vivienda por la fuerza.

Una vez adentro, el agresor dialogó con ella manifestándole sus intenciones de quedarse a dormir allí, encontrándose borracho o bajo los efectos de alguna sustancia tóxica. Ante el miedo, le manifestó que se quedara, únicamente para velar por  la integridad física de su persona, como también la de sus dos hijos menores de tres años y ocho años, según le manifestó a la policía la mujer, quien además está embarazada, a la espera de un hijo del acusado.

La mujer había sufrido otro hecho de violencia este jueves por la tarde, cuando su expareja se presentó en su domicilio y la agredió físicamente con golpes de puño, ocasionándole lesiones en la cara y los labios.

La policía detuvo al hombre y se puso en conocimiento del hecho a la funcionaria fiscal de turno, Dra. Gabriela Gómez y a la Oficina Judicial.