“La policía fue desbordada”, aseguró y cuestionó además “el poco refuerzo para salvaguardar la integridad física” del jugador.  Contó que a Lasso “le tiraron una caja de vinos y lo patearon. En la trifulca salió como pudo. Yo venía entrando a la cancha para llevar la utilería del club y cuando lo veo salgo detrás de él”.

“Cuando llego, lo subo a la camioneta para llevarlo a su casa. Ahí vino una persona en una moto, pero yo seguí manejando sin darle importancia. Él avanzó y me adelantó; luego, en la esquina, nos apuntó con un arma de fuego. Pensé en tirarle la camioneta encima, pero gracias a Dios no lo hice”, comentó Moyano a Radio Del Mar.

Dijo que “esta gente que dice llamarse simpatizantes, son delincuentes” agregó: “hay que identificar a estas personas, no pueden seguir pasando este tipo de cosas. Podría haber pasado una desgracia”.