Este último domingo, Marcos Bórquez de 15 años fue patoteado y golpeado por un grupo de jóvenes que lo dejaron internado en el Hospital Regional de Río Gallegos. Fue intervenido quirúrgicamente de urgencia por el fuerte traumatismo de cráneo y ahora permanece en coma farmacológico.

Mientras el joven futbolista de las inferiores de Boca de Río Gallegos se encuentra evolucionando lentamente, personal policial realizó este lunes pericias en las inmediaciones de su vivienda.

Allí fue donde se desató la agresión de un grupo de siete adolescentes hacia él y su primo. “Esperamos que se haga justicia”, dijo su madre Gisela a La Opinión Austral.

Se secuestraron piedras con manchas de sangre, entre otros elementos de interés para la causa que tiene en sus manos el juez penal juvenil Fernando Zanetta.

Según detalló La Opinión Austral, la Policía ya posee identificados a cuatro de los jóvenes involucrados en la violenta agresión.

Uno de los menores involucrados se presentó en la comisaría a fijar domicilio junto a su padre.

Además, informaron que entre los agresores hay mayores de edad, a quienes se los podría imputar por las lesiones sufridas