COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Este lunes se dio inicio al juicio contra la Regional Sur de ATECH por el episodio donde funcionarios provinciales permanecieron por varias horas dentro de la escuela Hipólito Yrigoyen y en el que el ex ministro de Educación, Luiz Zaffaroni tuvo que salir por la terraza de la escuela. La denuncia fue presentada por cuatro docentes que integraban supervisión de escuelas. El ex asesor legal del ministerio de Educación, Martín Galíndez denunció en Actualidad 2.0 que durante el conflicto docente del 2013 lo privaron de su libertad. Por su parte, el referente de la Regional Sur de ATECH, Daniel Murphy consideró que se trata de una “demanda miserable” porque los denunciantes se vieron beneficiados por los resultados de la lucha docente.

“Se había hecho la denuncia porque estaban las escuelas cerradas y sale un oficio de Fiscalía donde se debía proceder con funcionarios del poder ejecutivo para que las escuelas se abran. Era una medida coercitiva para que los docentes no ingresaran”, indicó Galíndez.

Por ello, “en ese rol de asesor legal del gobierno me convocaron para asistir a las 5 de la mañana y debía acompañar a distintos funcionarios de la provincia. Ingresamos muy temprano para una charla con el director y salimos muy tarde”, recordó.

Si Galíndez también fue citado a declarar durante este lunes, finalmente “yo no declaré porque si bien estaba convocado, desde esa hora estuvo declarando el ex ministro Luis Zaffaroni a quien prácticamente no pude verlo y a las 13 terminó su declaración”

A su vez, el ex asesor remarcó que la denuncia fue realizada por docentes que “eran funcionarios de supervisión de Escuela. Es un juicio civil y se pide resarcimiento por el hecho ilícito. Yo estuve privado de mi libertad, ya sea secuestro o llámenlo como quieran”.

Sobre el día en que ocurrieron los hechos denunciados, “nosotros entramos a dirección, luego viene unos alumnos que querían hablar con el ministro y yo primero se habló con los alumnos y ahí nos enteramos que estaban convocando a la comunidad a movilizarse. Luego pidieron hablar los padres y para eso ya habían transcurrido dos horas en el establecimiento”, indicó Galíndez, Y recordó que ya habían transcurrido “50 días de paro y con un clima muy malo”.

“La gente se posicionó de tal manera que cuando quisimos salir, la policía dijo que no estaban dadas las condiciones. Había un ministro que estaba trabajando. Cuando se quiso salir no se pudo porque se llenó de gente con amenazas, golpeando ventanas, y carteles de que iban a matar a Zaffaroni”, indicó.

La causa se encuentra en el juzgado civil 1 donde “yo digo lo que sentí no soy quien para calificar. A la denuncia penal yo me presente y la transmití a la fiscalía. Para mí esta media parada, no le tengo fe pero me gustaría que se investigue si hubo delito y se lleve a juicio. Hoy se demostró la ineficacia del sistema penal y la jurisprudencia es que los juicios civiles se resuelven con los elementos acercados a lo civil”.

“ES UNA DEMANDA MISERABLE”

Desde la Regional Sur de ATECH, Daniel Murphy sostuvo que “es una demanda miserable porque persigue el fin de conseguir dinero y no se trata de percibir justicia sino que se vieron beneficiados incluso con el reclamo que hicimos. Ellos también reciben el 80% de zona que se está cobrando de esa lucha.

“La única forma de comprobar si hay delito es si desde lo penal hay una condena”, sostuvo Murphy. Y recordó que “las condiciones de seguridad corre por cuenta de la policía, no sé si fue una opinión de los agentes. A las 10 de la mañana se podría haber ido o incluso antes, él tuvo opciones de dar respuestas porque llevábamos muchos días de lucha. Había generado un montón de provocaciones como el operativo de abrir escuelas y que iba en contra de la protesta de padres y alumnos”.

Por ello, sostuvo que “también es una regla de juego que la gente cobre y no se los sancione por derecho a huelga. La causa dice que el ministro llego con personal directivo, abrieron las escuelas e ingresaron. No hablan de candados”.

Por tal motivo, Murphy se preguntó “¿Por qué no se fue? ¿Por qué obligó a su personal a quedarse hasta que llegara toda la gente? Estaba provocando el enojo de la gente que llevaba muchos días de lucha. El ministro de ese entonces es el verdadero responsable de lo que sucedió en el Hipólito Irigoyen”.

Y agregó que Zaffaroni “se tuvo que ir por la ventana como un ladrón, y hoy se comprueba una vez más porque el gobierno de Das Neves vuelve a defenderlo. Si el gobernador dijo que iba a investigar ¿Por qué lo protege a Zaffaroni? Hay hechos concretos de que no había candados y no hubo los hechos de violencia que denuncian”.