RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Gastón es un joven de 24 años que en las últimas horas recibió una advertencia por violar el decreto del aislamiento por el coronavirus. Según relató, se quedó sin trabajo y va a pescar para poder alimentar a su familia.

El domingo cerca de las 10 horas, el joven se acercó a pescar a la zona del humedal ubicada cerca del vaciadero, en el barrio Gaucho Rivero, lo que hace regularmente, cuando las changas escasean en la ciudad. 

Vecinos de la costanera llamaron a la Policía para advertir que un pescador habría quedado atrapado. Minutos más tarde, Bomberos y efectivos de la Policía y Prefectura Nacional llegaron para asistir al hombre, que finalmente salió por su propia cuenta con una caña en la mano izquierda y un pescado en la derecha, según informó La Opinión Austral este lunes.

“Yo fui un rato y se ve que pensaron que me estaba ahogando, pero yo ya conozco esa zona, siempre voy a pescar ahí”, contó al diario santacruceño. 

Sin darse por aludido a todo lo que sucedía a metros suyo, el joven escuchó la sirena de los Bomberos: “Pensé que había habido un incendio. Voy a pescar porque no tengo trabajo y no tengo para comer. Cuando vi a los bomberos, saqué todo y me fui”, relató. 

Luego el joven les explicó la situación a las autoridades y todo quedó solucionado: “Como era terminación par, aproveché para pescar, porque supuestamente se puede hasta las 4 de la tarde; me dijeron que la próxima les avise”, contó.

Luego de algunos trascendidos que señalaron que había sido multado, Gastón explicó que sólo se trató de un acta de infracción por romper el aislamiento obligatorio, donde se determina que las salidas deben ser a un máximo de 500 metros del lugar de residencia.

Finalmente, Gastón dijo que “estaría bueno que dejen pescar, porque hay mucha gente hoy que no tiene trabajo”