CHILE (ADNSUR) - Una mujer de 22 años simuló llamar a un delivery para pedir una pizza por teléfono pero en realidad se comunicó con la policía para denunciar un caso de violencia de género.

Todo se inició el último fin de semana en la ciudad chilena de Temuco, cuando la pareja tuvo una discusión y el marido la agredió. Entonces, la joven fingió pedir comida a domicilio y marcó el teléfono de los Carabineros, donde denunció que su marido la había golpeado y había prendido fuego su casa.

"Me dio tres combos en la cabeza. Me incendió con colonia en el pelo, en la espalda. Él mismo, cuando vio que me estaba incendiando, me abrazó, intentando apagarlo", detalló la joven al canal de telvisión TVN.

La víctima relató cómo hizo de salir de ese deseperante momento para ella. "Le dije a la carabinera que quería pedir una pizza. Me dijo, '¿usted está consciente de que está llamando a Carabineros?' Sí. Llegó y me dijo '¿estás sola?' No. '¿Te agredió tu pareja?' Sí. Le dije 'quisiera pedirla con doble queso y a domicilio', detalló.

Los agentes llegaron a los pocos minutos al lugar y pudieron constatar las lesiones de la denunciante en ambas manos. También comprobaron el pelo quemado de ella y como el sujeto le había quebrado un dedo.

Según informaron medios locales, el hombre será acusado por intento de femicidio.