La policía de Puerto Madryn desbarató una fiesta clandestina que se organizó para recibir al año nuevo en una chanchería de las inmediaciones de la ciudad, que terminó con vehículos secuestrados y decomiso de alcohol.

La policía llegó al lugar, sobre la ruta provincial 42, en el ingreso a El Doradillo, al detectar por medio de una denuncia que se realizaba una fiesta clandestina con cerca de 350 participantes.

Al llegar al lugar personal de la comisaría Segunda de Madryn, de la Primera, de Tránsito Municipal, de Inspecciones y habilitaciones, y de la Agencia de Seguridad Vial provincial.

En un galpón de esa chanchería se había montado un salón adaptado para la fiesta, con venta de entradas, alcohol, un sistema de luces, animación y generadores eléctricos.

Al ver la presencia policial, muchos de los concurrentes abandonaron el lugar, -muchos de ellos a pie, dejando sus vehúculos- aunque tres de sus conductores fueron demorados por dar alcoholemia positiva.

La policía secuestró  100 libros de bebidas alcoholicas.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!