RÍO GALLEGOS (ADNSUR) -  El hecho ocurrió en la madrugada de este domingo en una vivienda del barrio Fátima de Río Gallegos, donde se realizaba una reunión clandestina.

Alrededor de las 3 de la madrugada, efectivos de la Comisaría Segunda patrullaban preventivamente la zona cuando escucharon música fuerte y gritos provenientes de un departamento. Así lo detalló La Opinión Austral.

Allí entrevistaron al propietario de 23 años, quien dijo estar acompañado por una amiga de 24 años. Al estar incumpliendo las medidas por el aislamiento social que rige en la ciudad, se los notificó a ambos y dieron por finalizada la reunión.

Sin embargo, la Policía volvió a recorrer la zona más tarde y divisó que por la ventana trasera de ese domicilio se retiraba un grupo de chicos, quienes comenzaron a correr en diferentes direcciones al salir del inmueble. Los efectivos rastrillaron la zona, sin poder encontrarlos.

A las 4:20 aproximadamente, los efectivos volvieron a escuchar música proveniente de este mismo lugar, pero en esta ocasión el mismo dueño salió de la vivienda y se acercó a hablar con los uniformados. Allí aseguraba que sus amigos habían vuelto para seguir la "fiesta" y no se querían ir, por lo que les pidió ayuda para que se retiren del lugar.

Posteriormente, se identificó a las 4 personas que estaban en el departamento: dos hombres de 32 y 24 y dos mujeres de 22 y 24 años, todos en estado de ebriedad. Un quinto joven salió por último de la vivienda, quien se violentó e intentó agredir a los policías, incitando a los demás a hacer lo mismo. Se los terminó reduciendo con apoyo del Comando Radioeléctrico y aprehendiendo para llevarlos a la Comisaria.