CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Luego que este martes ofreciera sus servicios de "manera desinteresada", el abogado Fernando Burlando asumió en las últimas horas la representación legal de la familia de Fernando Báez Sosa, el joven que fue asesinado a golpes de puños y patadas por un grupo de rugbiers en la ciudad de Villa Gesell.

Fue el propio letrado quien confirmó que se hará cargo de la querella: “Lo que quiero es que todos los responsables paguen la pena que corresponda por haber cometido este acto brutal. Es lo que me pidieron los papás”, expresó.

Consideró “sin ningún tipo de duda” que lo que sucedió se encuadra como “un homicidio doblemente calificado por la alevosía que está manifiesta y por el concurso premeditado de tres o más personas”, es decir, diferente a la tipificación que aplicó la fiscal Verónica Zamboni para caratular la causa e imputar a los diez acusados, ya que en ese caso no figura el agravante de la alevosía.

El abogado, además, calificó a los agresores como "animales, no tiene nada que ver con el deporte ni nada”.

Ayer, la pareja de Burlando, Barby Franco, comunicó a través de su cuenta de Instagram que el letrado se había contactado con los familiares de Báez Sosa para ponerse a disposición de manera desinteresada frente a cualquier necesidad. “Vimos el video de la familia de Fernando y realmente nos emocionamos muchisímo!!", dijo ella.