CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La presidenta del Consejo Nacional de Mujeres, Fabiana Tuñez, estimó que a de fin de año el Gobierno nacional estará en condiciones de comenzar a enviar tobilleras electrónicas a las provincias para evitar femicidios. Tuñez hizo el anuncio luego de los dos casos de femicidios que conmovieron a la provincia de Entre Ríos durante el fin de semana, en Paraná y en Concepción del Uruguay.

En declaraciones a LT14 de Paraná, la funcionaria afirmó que la implementación de tobilleras para agresores es parte del Plan Nacional Para la Erradicación de la Violencia de Género. "En julio de este año se planteó el Plan Nacional 2017-2019, sin embargo se están implementando partes del plan como por ejemplo el tema de poner a punto las tobilleras electrónicas, que van a ser giradas desde Nación a cada una de las provincias", anticipó.

Afirmó que esa herramienta "va a ser un avance importantísimo, porque va a ser la primera vez que se va a monitorear al que tenga la medida cautelar (de restricción de acercamiento). Se están haciendo las pruebas para adecuar la cuestión tecnológica, y obviamente después el Gobierno Nacional lo va a distribuir en cada una de las provincias en función de la cantidad de denuncias y medidas de restricción que tenga cada localidad".

Consultada sobre cuándo comenzarán a repartirse, Tuñez señaló: "Se están haciendo las pruebas tecnológicas y calculamos que ya para fin de año se estaría en condiciones de generar la primera compra para poder llevar a cada una de las provincias". Según precisó, los dispositivos serán aplicados a quienes "tienen restricción perimetral o medida de exclusión".

"Automáticamente la Justicia va a tener que colocarle la tobillera para que pueda ser monitoreado en tiempo real cuando está violando la medida cautelar, y automáticamente la tobillera va a ser motivo para detenerlo. Eso por un lado, y por el otro lado se va a incorporar inmediatamente a la causa la violación de la medida ordenada por la Justicia", amplió.

En el caso de Concepción del Uruguay, el agresor había sido denunciado por la expareja y sancionado con una restricción de tres meses. El hombre, identificado como Juan Pablo Ledesma, asesinó a puñaladas a su expareja, al actual concubino de ella y a sus dos pequeñas hijas de 5 y 7 años.