COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La causa por el femicidio de María Soledad Arrieta se elevará a juicio y la pena pretendida para su expareja y responsable del asesinato, Gustavo Cervera, es de prisión perpetua, según se informó en una audiencia realizada este viernes. El imputado seguirá en prisión preventiva hasta el debate.

La causa por el femicidio de María Soledad Arrieta será elevada a juicio

La fiscal María Laura Blanco detalló que "la calificación del hecho es la de homicidio agravado por haber sido cometido contra el cónyuge y por mediar violencia de género. No tiene pena máxima ni mínima sino una pena única que es prisión perpetua".

"Las cuestiones a debatir serán en el juicio. Sin ninguna discusión se admitió toda la prueba ofrecida por la fiscalía y se elevó a juicio manteniendo la prisión preventiva del imputado hasta su finalización", remarcó.

Adelantó que "la prueba es copiosa" y agregó: "si una persona se mantiene con prisión preventiva durante tiempo es porque la prueba es suficiente para llegar al juicio".

Dijo que "no había ninguna denuncia penal previa" al ataque.

EL FEMICIDIO DE MARÍA SOLEDAD ARRIETA

María Soledad Arrieta tenía 38 años y fue asesinada el 5 de febrero de 2018, cuando se encontraba en la vivienda ubicada en calle Juan Manuel de Rosas al 3600, del barrio Abel Amaya.

Hasta la vivienda llegó su esposo, Gustavo Alejandro Servera, quien vivía en la casa ubicada en la parte delantera del predio, e ingresó por una ventana lateral. Con golpes y utilizando un lazo metálico que colocó alrededor del cuello de Arrieta, ejerció presión y la redujo. El ataque le produjo heridas en el tórax del lado derecho, y en el cuello.

Luego del ataque, la condujo al dormitorio, donde la roció con un líquido inflamable y la prendió fuego, tras lo cual se retiró del lugar, provocando así la muerte de Arrieta por quemadura extensa y de vías aéreas.

Tal como informó ADNSUR, días atrás -a un día de cumplirse un año del brutal femicidio- Graciela, la madre de Soledad, decidió expresar su dolor a través de una carta abierta en Facebook: “Acá me encuentro esperando un milagro, que solo sea una pesadilla o poder volver el tiempo atrás. Que esa llamada donde me dijeron a sole la mataron…dios!!como soluciono esto”, empieza su escrito.

Además recordó “a mi Sole, como muchas más antes y después de ella, como si no valieran nada, las mataron sólo por decir NO. Hija, donde estés no voy a parar hasta que se haga justicia mi último suspiro será en tu nombre todo por vos y para vos y para tu asesino”.