Lorena Piedra fue asesinada el 10 de mayo 2019, cuando salió en defensa de su hija, quien discutía con su pareja, Samuel Alcalá. La mató de 17 puñaladas en la casa que convivían en la localidad de Sarmiento y tenían una pequeña hija en común.

El 14 de Mayo de este año, Samuel Alberto Alcalá fue condenado prisión perpetua en un fallo unánime, tras ser considerado autor del femicidio de Lorena Piedra y por la tentativa de femicidio de la hija de ésta, quien a la fecha de los hechos tenía 15 años.

La defensa del condenado impugnó la sentencia de condena entendiendo que no estuvo acreditado el agravante de violencia de género y por ende, sostuvieron que la calificación sea de homicidio simple, con una pena distinta a prisión perpetua. Asimismo, los representantes del Ministerio de la Defensa Pública, reiteraron los pedidos de inconstitucionalidad de la pena a perpetuidad, según publica Jornada.

Sin embargo, los jueces de Cámara Guillermo Müller, Martín Montenovo y Luis María Pinto, confirmaron la pena de prisión perpetua. La lectura íntegra de la sentencia se realizará el 23 de septiembre.

El femicidio de Lorena Piedra

El 10 de mayo de 2019, Samuel Alcalá se encontraba junto a su pareja Lorena Piedra y su hija de dieciséis años. El grupo familiar residía en un complejo de departamentos ubicado en el barrio "Parque Patagonia".

Según los investigadores, ese viernes a las 20:15, la adolescente comenzó a discutir con su padrastro, Samuel Alcalá. En este contexto, Lorena Piedras defendió a su hija.  Ante ello, la reacción del acusado fue golpear a la menor, pero  mantuvo la posición de defender de su hija.

La respuesta de Alcalá fue tomar un arma blanca y apuñalar a la mujer. Asimismo, se informó que la adolescente fue agredida nuevamente por el acusado. Finalmente, la menor logró escapar de su casa. Al salir al exterior de la vivienda, pidió auxilio a sus vecinos y a un móvil policial que pasaba por el lugar.