MENDOZA (ADNSUR) - Una masiva movilización para reclamar justicia por el femicidio de Florencia Romano, la adolescente de 14 años que fue asesinada en la ciudad de Maipú, terminó este viernes con incidentes. Varias de las personas que participaron de la manifestación, apedrearon y prendieron fuego el interior de la Casa de Gobierno de Mendoza.

La marcha, protagonizada en su mayoría por mujeres y chicas adolescente y encabezada por la agrupación Ni Una Menos Mendoza, comenzó a las 18 y partió desde el kilómetro cero a través de las calles del centro. Luego, la columna de gente se dirigió hacia Casa de Gobierno y allí se aglutinaron en las escalinatas para hacer oír sus reclamos.

Luego comenzaron los disturbios. Un grupo de reducido de manifestantes comenzaron a arrojar piedras contra el edificio gubernamental y de Tribunales. Otros pintaron sus paredes y rompieron ventanas. Y también hubo quienes trataron de prender fuego el inmueble, lanzando a través de las ventanas objetos en llamas. Así, en algunas oficinas del sector sur del edificio se observaron papeles sobre escritorios envueltos en fuego.

Florencia Romano, de 14 años, fue hallada este jueves por la tarde envuelta en una sábana y dentro de una bolsa, tirada en una acequia cerca de un complejo deportivo de Maipú.
Florencia Romano, de 14 años, fue hallada este jueves por la tarde envuelta en una sábana y dentro de una bolsa, tirada en una acequia cerca de un complejo deportivo de Maipú.

“Son un grupo de 20 o 30 personas, muchos hombres. Que terminan dando un mensaje que no nos sirve al reclamo ni le sirve a Florencia”, expresaron desde Ni Una Menos sobre los violentos hechos que con el caer de la noche finalizaron.

Por el crimen de Florencia fueron detenidos Pablo Arancibia (33) y Micaela Méndez (27). La pareja está imputada por el delito de femicidio en grado de coautoría. La adolescente desapareció el sábado pasado cuando presuntamente se dirigía a reunirse con sus amigas, pero luego se determinó que viajó a la vivienda de los arrestados. Arancibia la había contactado a través de redes sociales para acordar el encuentro.

El enojo de las manifestantes se incrementó luego de que se conociera que el servicio de emergencias del 911 desestimara un llamado de un vecino que había alertado que escuchó gritos en la casa de Arancibia y Méndez, el mismo día que había desaparecido Florencia.

La comunicación se registró minutos antes de las 19 del sábado. Sin embargo, la operadora cortó la comunicación, no dio aviso a la Policía y por lo tanto no se investigó el hecho. Cabe destacar que un testigo que declaró en la causa también dijo que había oído gritos. Por eso la fiscalía pidió conocer los audios de las llamadas al 911 durante la tarde del sábado.

Masivo pedido de justicia en Mendoza por el femicidio de Florencia Romano

El titular de Inspección General de Seguridad, Marcelo Puertas, informó que la operadora fue suspendida mientras se investiga qué ocurrió. Luego de ser detenida, Méndez fue llevada hasta el penal de Almafuerte II, en la localidad de Cacheuta, cerca de la capital provincial, y fue recibida por las otras internas del lugar con una golpiza, según informó el diario El Sol.

Por el hecho, la Inspección General de Seguridad (IGS) intervino de oficio y comenzó una investigación para tratar de determinar por qué ocurrió la agresión contra esta mujer y si hubo alguna responsabilidad por parte de las autoridades penitenciarias que debían cuidar este sector.

De acuerdo con lo que precisó ese medio, en esta cárcel actualmente están alojadas algunas reas que fueron traídas desde El Borbollón para mejorar sus condiciones de encierro, en el marco de la pandemia del coronavirus.

QUÉ SE SABE HASTA EL MOMENTO 

El cadáver de Florencia fue encontrado el jueves pasado en un canal de riego en medio de una zona mayormente descampada, a unos tres kilómetros de la casa de los sospechosos. El cuerpo estaba envuelto en mantas, parcialmente calcinado. Se estima que habría sido incendiado tras el fallecimiento para intentar ocultar el hecho.

Personal de la Policía Científica y de la Unidad Fiscal de Homicidios llegó hasta allí gracias a la información que brindó un amigo de Arancibia: el testigo aseguró que el imputado le había dicho que tenía que descartar los restos de un perro y por eso le pidió ayuda y lo acompañó hasta ese lugar. Hoy a las 1:50 de la madrugada, el Cuerpo Médico Forense provincial confirmó que se trata del cuerpo de Florencia.

Florencia salió de su casa en Guaymallén y se tomó un colectivo para ir hacia la localidad de Maipú el mediodía del sábado pasado. Le había dicho a su familia que iba a ir a la casa de una amiga. Con el correr de los días, los investigadores comprobaron por medio de la actividad de su tarjeta SUBE que Florencia efectivamente viajó a ese lugar, pero no para visitar a una amiga sino para ir a la casa de Arancibia y Méndez, en el callejón Berra, ubicado en medio de la calle Padre Vázquez al 2.500.

Los familiares de la chica asesinada afirmaron desconocer a la pareja detenida. La investigación estableció que la adolescente mantuvo contacto con ellos a través de la red social Instagram y que habían acordado encontrarse ese día. Esto fue confirmado por Arancibia y Méndez, quienes al dar su versión agregaron que Florencia se retiró en horas de la tarde. El hombre incluso aseguró que la acompañó hasta la parada del colectivo, lo cual fue descartado debido a que ninguna cámara de la zona lo tomó y la SUBE de la chica no registró ningún otro viaje.

El relato de los arrestados despertó las sospechas de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos y la policía mendocina allanó la casa de la pareja.

Hay dos datos que llaman la atención de los investigadores: uno surge del teléfono celular de la chica. El último mensaje que salió de ese dispositivo fue a las 18.55 del sábado. Florencia se comunicó a esa hora con una amiga en Guaymallén y le dijo que estaba en la parada, esperando el colectivo. Cinco minutos después, el teléfono se apagó y se mantuvo así desde entonces. La fiscal maneja la posibilidad de que no haya sido la adolescente quien escribió ese mensaje.


El otro hecho llamativo fue que Arancibia tenía marcas de arañazos en su cuerpo. Concretamente, tenía 50 lesiones. El hombre aseguró que un gato lo había rasguñado.

Todavía se desconoce si Florencia fue abusada o no antes de morir. Por lo pronto, se espera el resultado de la autopsia para determinar la causa de muerte.