Araceli fue vista con vida por última vez la madrugada del 2 de abril de 2017, en una plaza cercana a su casa, su cuerpo fue hallado el 27 del mismo mes, mediante la intervención de unos perros de Punta Alta. Estaba debajo de unos escombros, en el patio de la casa de Dario Badaracco, en Alfonsina Storni 4477, en la localidad de José León Suárez.

Este domingo en el partido de San Martín, lograron detener a Carlos Damian Cassalz, uno de los sospechosos por el femicidio de Fulles cuando fue a votar en las elecciones PASO 2021. Mañana lunes comienza el juicio por el crimen de la joven en el Tribunal Oral Criminal (TOC) número 5 de San Martín.

Por el caso hay ocho imputados y solo uno de ellos estaba detenido: Darío Badaracco , quien murió el 13 de abril de 2019 luego de haber permanecido internado cinco días en un hospital de la ciudad de Olavarría, tras ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de celda en el penal de Sierra Chica.

La autopsia de Araceli Fulles determinó que la joven murió por “asfixia mecánica” por “estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con precintos plásticos.

Badaracco declaró tres veces como testigo antes de ser imputado y se mantuvo prófugo un día, hasta que la noche del 28 de abril fue detenido detrás de la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño gracias a una vecina que lo reconoció por la calle.

Claudia Guzmán, la mujer de Badaracco, admitió ante la Justicia que había mentido en su primera declaración para favorecer a su marido y que tuviera una coartada.