TUCUMÁN (ADNSUR) - Una joven de 28 años fue asesinada en Tucumán por su ex suegro, quien la atacó a balazos mientras trabajaba en su peluquería. El hombre la consideraba responsable de la muerte de su hijo en un accidente. luego,  el agresor se suicidó.

El ataque se produjo el sábado por la noche en Atilio Santillán 48, en la ciudad de Bella Vista, ubicada a unos 40 kilómetros al sur de San Miguel de Tucumán, cuando Rocío Macarena Quesada estaba atendiendo en su peluquería. El agresor, identificado como Roberto Rojas, esperó en la puerta del negocio hasta que ingresó una clienta para acceder al lugar con una pistola en la mano y disparó el arma.

Las balas impactaron en la cabeza de la joven, que fue trasladada de urgencia al hospital de Bella Vista, donde ingresó sin vida, de acuerdo al parte médico. Mientras que el hombre se suicidó en el mismo lugar del hecho, informó el Ministerio Público Fiscal.

El comisario mayor José Carlos Valdez, de la Unidad Regional Este, relató El Tucumano que "en la escena del crimen, secuestramos un arma de fuego calibre 22 y una vaina servida del mismo calibre". Se dio intervención a la Unidad Fiscal de Homicidios,y  según las primeras investigaciones, Rojas responsabilizaba a Quesada por la muerte de su hijo, ocurrida hace tiempo atrás al chocar su moto contra un paredón cuando conducía en evidente estado de ebriedad.

La familia señaló que el joven no podía ver a su hija porque Quesada lo impedía, y con el paso del tiempo cayó en depresión y nunca le perdonaron a la mujer la actitud que había asumido ya que, según Rojas, provocó la muerte de su hijo. "Es un hecho aberrante que judicialmente está resuelto, en razón de que se extingue la acción penal por la muerte del autor del mismo”, explicó Carlos Berarducci, de la Unidad Fiscal de Homicidios, que interviene en la ocasión, a cargo, en feria, del fiscal Pedro Gallo.