En las últimas horas, se recibió una denuncia de violencia de género contra Fabián Tablado. Fue realizada por los vecinos de la actual novia, luego de que escucharon una "fuerte discusión" en la vivienda de la localidad cordobesa de Bell Ville.

Tablado asesinó en 1996 de 113 puñaladas a Carolina Aló y  en diciembre pasado, luego de cumplir un año de condena por violar perimetrales, salió en libertad y se había mudado a la casa de una nueva novia en Córdoba. Fue excluido de ese hogar luego de ser denunciado por violencia de género.

Tablado junto a Carolina, a quien asesinó de 113 puñaladas.
Tablado junto a Carolina, a quien asesinó de 113 puñaladas.

La nueva denuncia fue realizada el viernes pasado por sus vecinos, quienes aseguraron haber escuchado una "fuerte discusión", por lo que se tomó como medida cautelar excluirlo de la vivienda y alojarlo en un hotel de esa ciudad. 

A través de testimonios de los vecinos, se pudo saber que se escucharon "gritos" y una "fuerte discusión", por lo que los vecinos, sabiendo que allí vive Tablado, pidieron que se acercara un patrullero.

"La Policía arribó a la casa y fue atendida por la chica. La joven reconoció que había habido una discusión, pero negó ante los uniformados una situación de violencia de género y que ella estuviera en peligro", confió a Télam la fuente.

La jueza Noelia Azcona, del Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familia y de Género de la ciudad de Bell Ville,  dispuso la restricción de acercamiento de Tablado a la joven y además asignó una custodia policial en el domicilio.

Fabián Tablado, el hombre que mató a su novia de 113 puñaladas fue denunciado por violencia de género

En paralelo, Tablado ya había pedido hace dos semanas ante el Juzgado de Familia 5 de Tigre, permiso para cambiar su domicilio y mudarse a partir del 13 de agosto a una vivienda de su familia ubicada en la localidad de San Clemente del Tuyú, en el bonaerense partido de La Costa:

"Allí la ayuda de mis padres podré desarrollarme y continuar de reinsertarme socialmente con expectativas laborales, ya que con la colocación de la pulsera electrónica que aún llevo colocada, se hace difícil mi independencia económica y reinserción laboral", dijo. Además, el femicida ya le adelantaba al juzgado que no iba a volver a Córdoba, por lo que se infiere que la relación podía estar terminada.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!