PUERTO MADRYN - La causa por extorsión se tramita en la Fiscalía de Puerto Madryn a partir de la denuncia del dueño de una carnicería que manifestó que una mujer le pedía dinero para no denunciarlo por haber violado a su hija. Indicó que le dio a la mujer 200 mil pesos y que le hizo firmar un recibo, lo que uso como prueba de la extorsión. Este jueves se realizaron allanamientos y se secuestró dinero, recibos y un celular.

Según consta en la denuncia, el carnicero empleó meses atrás a una joven para que realice tareas de limpieza en el local. Tiempo después, la madre de la joven lo llamó y lo acusó de haber abusado de su hija. "¿Cómo arreglamos esto? Porque vos me violaste a mi hija. Dame $2.500.000 sino vas preso. Vas a estar 20 años en la cárcel", amenazó. La denuncia, que efectivamente la mujer radicó, no lo tenía a él como acusado sino a otro hombre, y se refería a un hecho ocurrido en la vía pública y no en la carnicería. Pero la mujer utilizaba ese documento para amenazarlo.

"La presunta autora del delito utilizó la denuncia de abuso sexual (realizada por su hija) para obligar al damnificado a hacer entrega del dinero efectuado siendo que el presunto autor del delito ya había sido identificado por la propia víctima", explicó la fiscal María Eugenia Vottero y sostuvo que el hecho está enmarcado, en principio, en el delito de extorsión previsto en el artículo 169 del Código Penal con penas de tres a ocho años de prisión para "el que por amenaza de imputaciones contra el honor" obligue a otro a entregar dinero.

Las pretensiones monetarias rápidamente fueron escalando, y de 2.5 millones de pesos pasó a 5 millones y luego a 7. El carnicero sostenía que no había agredido sexualmente a su hija y que tampoco contaba con ese dinero, pero la mujer persistía con sus amenazas y elevó la suma a 9 millones de pesos.

Bajo constantes amenazas de ser escrachado en redes sociales, en noviembre la víctima comenzó a realizar distintos pagos a la mujer, en efectivo, y cuando el monto alcanzó los $200 mil le pidió que firme un recibo por todo lo entregado, resume Comodoro24.

Desde ese momento, el hombre no volvió a responder los llamados de la mujer, y la denunció por extorisión.

Aunque efectivamente existe una denuncia abuso sexual - que la mujer usaba para extorsionarlo- se trata de una causa de abuso sexual simple donde el autor había sido detenido en la vía pública a los pocos metros, y no se trataba del carnicero.