RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Las autoridades del Servicio Penitenciario de Santa Cruz trabajan en la posibilidad de ceder los arrestos domiciliarios a los reclusos de la provincia ante el avance del coronavirus (COVID-19). El reclamo es similar al de los presos de Devoto. 

En Santa Cruz ya se vienen tomando los recaudos necesarios con desinfecciones y siguiendo el protocolo de bioseguridad, además se dispuso que los internos no puedan recibir visitas y que aquellos que estaban con transitorias, volvieran a la cárcel.

En paralelo y para mantener el buen humor social dentro de las entidades presidiarias, tanto el los agentes del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) como la Justicia acordaron que los internos pudieran mantener videollamadas con sus familiares hasta que termine la cuarentena, informó La Opinión Austral.

El reclamo, al igual que en Buenos Aires, viene hace tiempo: el de las prisiones domiciliarias para los internos que sean grupo de riesgo y que no hayan cometido delitos contra las personas. Incluso se pensaba que el fin de semana comenzaría una huelga de hambre, pero les negaron el habeas corpus.

Por esto, cerca de las 10 horas de este lunes, integrantes del Poder Judicial, del SPP, algunos comisarios y otros entes competentes, se reunirán en las instalaciones de la Cámara Oral para evaluar la posibilidad de que haya internos que puedan gozar del derecho de prisión domiciliaria.