CÓRDOBA - Un joven denunció que dos ladrones quisieron robarle el celular, pero se resistió y logró capturar a uno de los delincuentes, al que estranguló hasta matarlo y filmó el momento con su teléfono.

Según el relato de Leandro, de 19 años, los ladrones le arrebataron su teléfono, él se resistió y logró detener a uno mientras que el otro huyó. Fue entonces cuando empezó a golpearlo y a grabar el momento y compartir el video en WhatsApp.

En las imágenes se vio que sujetaba con el antebrazo el cuello del supuesto delincuente y lo insulta mientras lo mantiene reducido en el piso, detalló TN.

"Da la cara dale. Decí quién sos. La con... de tu madre. ¡Qué vienen a robar estos giles!, si son todos del barrio San Jorge estos caretas. No vale ninguno de estas mierdas, ¡no vale ninguno!”, dice el joven en el video. 

La Policía, por su parte, detalló que encontró al ladrón descompensado y avisaron al servicio de emergencias médicas pero pese a los intentos de reanimarlo con maniobras de RCP, murió.

Los efectivos pudieron detener al cómplice que había huido tras el robo frustrado del celular a unas pocas cuadras. 

El caso dio un giro en las últimas horas, ya que dos policías fueron detenidos como supuestos coautores, ya que habrían presenciado cómo el joven mató al presunto ladrón y no habrían hecho nada para evitarlo. 

“Pensamos que lo habían golpeado; mi hija con sus amigos salieron a buscarlo y ahí se dan con la noticia de que estaba muerto”, relató una tía del presunto delincuente a El Doce.

Y agregó: "No entendemos qué pasó. Lo estranguló y lo mató sin piedad y encima lo grabó. Este chico le quitó la vida sin razón, subió el video a WhatsApp en su estado, después a Instagram y Facebook”, cuestionó. 

“Él trabajaba de vendedor ambulante en la calle. Dejó dos hijos, uno de un mes y otro de un año”, dijo la mujer del joven asesinado, de 26 años. 

Además, la familia del supuesto delincuente cuestiona que la policía no actuó y que la ambulancia nunca llegó al lugar. 

El joven que mató al presunto ladrón fue detenido, al igual que un cabo y un agente policial como supuestos coautores.