RAWSON (ADNSUR) - El esperado juicio oral y público por la desaparición de Elvio Ángel Bel comienza este lunes a las 15 en el Casino de Suboficiales de la Unidad 6 de Rawson. Su parte más sustancial durará esta semana y luego su tramo final se trasladará dos días a Comodoro Rivadavia, según el cronograma tentativo del Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia. Hay 46 testigos citados.

Los acusados son Tito Nichols y Hernán Álvaro Hermelo. Les imputan privación ilegal de la libertad doblemente agravada por ser cometida con amenazas y haber durado más de un mes, además de haber sido cometida como funcionarios públicos.

Al tribunal lo componen Enrique Guanziroli, Nora Cabrera de Monella y Ana María D´Alessio. Los fiscales serán Fernando Gélvez y Teodoro Nürnberg, y el defensor oficial, Sergio Oribones.

En noviembre de 1976, fecha del hecho, Nichols era titular del Departamento de Informaciones Policiales. En democracia se recicló como concejal del Partido Justicialista y presidente de la Cooperativa Eléctrica de Trelew. El entrerriano Hermelo es un marino retirado. Era segundo comandante del Batallón de Infantería de Marina 4 de la Base Almirante Zar.

La idea es que hoy a las 15 se lea el requerimiento de elevación a juicio y se individualice a los procesados. Se prevé que a las 16 se escuche el único testimonio programado para hoy: el de Hilda Fredes, esposa de la víctima. La militancia que acompaña a Fredes se concentrará a las 14 en el Ministerio de Educación para movilizarse hasta el lugar del juicio.

Mañana martes a las 10 habrá 8 declaraciones testimoniales; a las 17 habrá otras ocho. El miércoles 13 habrá 8 testigos por la mañana y 9 por la tarde. El jueves 14 de noviembre se prevé que declaren otras 11 personas a primera hora. Y el viernes 15 se incorporará prueba, con la posibilidad de que declare algún testigo más, informó Diario Jornada.

Luego el proceso se trasladará a Comodoro. El jueves 27 de noviembre a las 10 hará su alegato el Ministerio Público Fiscal. Y el viernes 28 por la mañana alegará la defensa, habrá réplicas y los dos imputados podrán decir sus últimas palabras antes del veredicto.

El maestro fue secuestrado en noviembre de 1976. Bel era militante del Partido Comunista. Estaba con su hijo Pablo Manuel, de 8 meses, en su zapatería “Centro 25”, 25 de Mayo 111 de Trelew. Fue reducido en el interior del local. Lo sacaron con su hijo y los metieron en un vehículo que aguardaba.

Fueron conducidos hasta la planta pasteurizadora C.O.T.A.B.I.L., entonces situada sobre ruta 25, entre la actual rotonda “5 de Octubre” y el puente sobre el río Chubut, frente a la exLanera Austral.

Bel bajó con tres de sus secuestradores. Tras golpear la puerta de la vivienda los atendió Juan Jungblut, empleado de la planta. Le apuntaron con una pistola y una ametralladora.

Bel le entregó su bebé. En su piernita tenía sujeto con un elástico una hoja pequeña de libreta. En manuscrito y con lápiz negro decía: “Me llamo Bel, vivo en Monoblock 4 dto. F) –Pellegrini Norte y Costa Rica -Trelew- mi mamá me espera llevame con ella”.

Los secuestradores le ordenaron a Jungblut que esperara una hora antes de llevar al bebé a ese domicilio. Bel y sus secuestradores se fueron en el coche. Se sospecha que fue trasladado a la Base Almirante Zar. Nunca más se supo de él. El bebé fue entregado por Jungblut y Eduardo Pilar Figueroa a Nélida Bottino de Parisi, vecina de los Bel. Su esposa lo buscó infructuosamente.

“Trelew había sido liberada dado que los partícipes integraban las fuerzas de seguridad y armadas con jurisdicción: Policía Provincial, Ejército Argentino y Armada Argentina”, dice la acusación del fiscal Gélvez. “La Comisaría 1ª permaneció cerrada y la privación ilegítima de la libertad de Bel no tuvo dificultad por parte de los captores en cuanto a la posible presencia policial. Fue secuestrado en pleno centro, en su local y estando abiertos varios comercios”.