La investigación que permitió desbaratar una banda de estafadores que operaba entre Córdoba y Buenos Aires, se inició en Chubut tras una serie de denuncias.  Los delincuentes, según datos de la fiscalía, lograron robar cerca de 5 millones de pesos de las cuentas bancarias de sus víctimas. Hasta el momento no hay detenidos.

El fiscal Daniel Báez confirmó este miércoles que  tras los 27 allanamientos en Córdoba y Buenos Aires- se pudo constatar que la banda que estafó a vecinos de Chubut operaba desde la cárcel de Córdoba.  Los dos cabecillas - Mario Alejandro Carpio - preso por homicidio y Jonathan Espíndola Luque - por lesiones agravadas y robo de vehículo  -"estaban detenidos y contaban con apoyo de personas del exterior". 

Asimismo, el funcionario de fiscalía precisó  que en Puerto Madryn cometieron una estafa por más de un millón de pesos , sin embargo,  "están vinculados con, al menos, otras 9 estafas más”.  Se cree que los delincuentes - ejecutaban las distintas maniobras de estafas desde las unidades penitenciarias. 

Hubo 25 allanamientos en Córdoba y dos en Buenos Aires.
Hubo 25 allanamientos en Córdoba y dos en Buenos Aires.

Según la Fiscalía,  la banda de estafadores - integrada por al menos 16 personas - lograron robar más de  5 millones de pesos  de las cuentas de sus víctimas y “con el dinero de las estafas adquirieron casas y vehículos”. 

Sobre cómo modus operandi de la banda de estafadores, el fiscal precisó a Radio 3 que  fingían ser empleados de una institución bancaria y obtenían información financiera de las víctimas. Solicitaban datos de su cuenta de home banking y clave token, y con estos datos gestionaban de manera virtual en bancos créditos o transferencias a distintas cuentas y billeteras virtuales. Hasta el momento no hay detenidos en la causa que se investiga como estafas reiteradas.