INGLATERRA (ADNSUR) - Cuatro niños de tres, cuatro, seis y ocho años fallecieron en un incendio provocado por sus padres, después de que estos se quedaran dormidos en la cama mientras fumaban un cigarrillo en la casa familiar de Stafford (Inglaterra) el pasado mes de febrero.

Según el periódico inglés Daily Mail, citando el informe de la investigación, tanto Natalie Unitt, de 26 años, como su compañero Chris Moulton, de 30, ambos progenitores de los menores, fueron detenidos bajo sospecha de homicidio involuntario por negligencia grave.

Sin embargo, la madre ha testificado este jueves que sufría de un trastorno de estrés postraumático y no podía recordar lo que hizo después de que estalló el incendio, así como el padre aseguró que creía que el incendio había comenzado en un rellano.

La investigación ha concluido con que los niños murieron a causa de "humos del fuego causado por un cigarrillo sin apagar" en la ropa de cama del dormitorio de los padres.

Y durante la audiencia se informó que los trabajadores sociales habían advertido previamente a los padres sobre fumar en lugares cerrados, a pesar de que los acusados negaron que el incendio hubiera comenzado en el dormitorio de la casa.