Este miércoles por la noche, un llamado a la guardia policial advirtió que una camioneta roja circulaba por el centro de Esquel realizando maniobras peligrosas. Su conductor manejaba borracho y quedó demorada.

La policía montó un rastrillaje preventivo para dar con el vehículo. Personal de operaciones de la Unidad Regional de Esquel interceptó la camioneta en Avenida Fontana frente a una carnicería. Hicieron descender al conductor y a un acompañante.

Estaba tan borracho que superó el límite del alcoholímetro

Al detectar que los sujetos emanaban fuerte aliento etílico de su boca y notando la falta de coordinación motora le realizaron el test de alcoholemia, pero estaba tan borracho, superó los límites del dispositivo, informó EQS Notas.

Se le pidió al conductor del vehículo que abra las puertas del vehículo, y el acercarse al acompañante, este de forma desafiante hacia los policías y con intenciones de pelear recrimina en tono alto la actuación policial.  Finalmente terminó demorado por el presunto estado de intoxicación alcohólica al igual que el conductor. 

El vehículo fue secuestrado previo labrarse acta de infracción, y trasladada por grúa municipal a sede de Comisaría Primera, para su resguardo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!