LAS HERAS (ADNSUR) - El chofer de la camioneta de la cooperativa de la localidad de Las Heras, Santa Cruz, debía trasladar el cuerpo de una abuela fallecida hasta Río Mayo, Chubut, pero llegó borracho. El hombre fue demorado y la camioneta quedó secuestrada a raíz del hecho.  

Los familiares de Rosario Nauto Aguilar de 101 años, pobladora de Río Mayo quien estaba en Las Heras, denunciaron la situación que vivieron para realizar los trámites para que la mujer pudiera ser trasladada y recibir cristiana sepultura. Ya que la persona encargada de efectuar el traslado, debía arribar el domingo a las 10 de la mañana, pero nunca llegó. 

Lo que generó mayor indignación en ellos fue la falta de predisposición para hacer su trabajo por parte del hombre quien debía concurrir en busca del cuerpo con el cajón, un empleado de la Cooperativa de Río Mayo.  

De acuerdo a lo expresado por el nieto de la mujer que murió por causas naturales, el chofer apareció en el ingreso a la localidad santacruceña de Las Heras con todos los elementos para concretar el traslado y fue detenido en un control donde le practicaron un test de alcoholemia, siendo el resultado de 2,18 gramos por litro de alcohol en sangre, por lo que fue demorado por efectivos de Seccional Primera. 

La ambulancia y el cajón fueron secuestrados, iniciándose una causa penal por el hecho que se dio en medio de la cuarentena. La familia narró que una funeraria de Las Heras tuvo que solucionar el problema para finalmente concretar el traslado. 

“Cuando le recriminaron por su estado de ebriedad dijo que no importaba si ya estaba muerta”, manifestaron familiares de la fallecida a Diario Crónica.