BUENOS AIRES (ADNSUR) - Uno de los dos acusados de asesinar a un colectivero declaró tener síntomas de coronavirus con el fin de evitar ir a prisión. El aberrante hecho ocurrió en el partido bonaerense de Merlo, cuando el hombre esperaba que su esposa terminara de realizar una compra, el pasado 16 de junio último.

Luego de 14 días de aislamiento y dos test, se determinó que está sano y fue alojado en una comisaría, informaron este viernes fuentes judiciales. Se trata de Jonathan Acosta (43), quien dio negativo en un segundo test de Covid-19 y ahora se encuentra alojado en la seccional primera de Merlo, a la espera de que la Justicia resuelva su situación procesal en la causa por el crimen del chofer Federico Rivero.

Acosta se entregó a la policía dos días después, el 18 de junio, oportunidad en la que manifestó tener síntomas de coronavirus. Tras ser reconocido por la viuda del colectivero en fotos, el acusado, apodado "El Jarra" o "El Chiquito", fue imputado en la causa por el fiscal 2 de Morón, Fernando Capello, aunque por la sintomatología que decía padecer fue trasladado al hospital Eva Perón, de ese distrito.

Los voceros detallaron que allí fue sometido a un primer hisopado que dio negativo, aunque por prevención se ordenó mantenerlo aislado en una habitación de ese centro asistencial 14 días, a la espera de un segundo test.

Finalmente el 2 de este mes, en una nueva evaluación, se descartó que tuviera Covid-19 y fue alojado en la comisaría, junto al otro detenido por el caso, Sergio Ariel Armoa. Tras ello, Acosta fue indagado por el fiscal Capello, aunque se negó a declarar por consejo de su defensor oficial.