RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - El hecho, que afortunadamente no terminó en tragedia, ocurrió en plena tarde de este martes. La mujer esperaba poder pasar en una de las rotondas en la autovía en la capital santacruceña cuando un sujeto intentó abrirle la puerta con claras intenciones de robarle. Luego, la mujer fue contactada por otras personas que le contaron que no sería la primera vez que ocurre algo similar en el lugar.

Un hombre, que estaría junto a otro, intentó abrirle la puerta del auto a una mujer que estaba detenida en una rotonda de la autovía.

Mariela, la víctima, lo publicó en las redes sociales para que la comunidad tome recaudos a la hora de transitar en la autovía de Río Gallegos. En diálogo con Radio Nuevo Día donde relató lo sucedido.

Dij oque transitaba por la autovía cuando ingresó a una rotonda y frenó para tener su posibilidad de pasar por el tráfico "que era mucho" en ese momento. "En principio pensé que era una persona que estaba escapando de alguien, porque paso corriendo entre los autos”, pero luego volvió y quiso abrirme la puerta de lado del acompañante”.

Mariela relató que iba sola en el auto y "tenía las puertas trabadas, ya que el auto las traba automáticamente,  y los vidrios cerrados, porque tenía el aire acondicionado. Por suerte tenía todo cerrado”, valoró la mujer. 

El hecho ocurrió a plena luz del día, a las 15:40 horas de este martes.

"Cuando intentó abrir la puerta, yo me asusté e intente ver cómo podía salir de esa situación, avancé el auto con cuidado porque había tráfico adelante y lo podía chocar, y ahí intentó abrirme la puerta de atrás”, relató.

Luego lo vio "correr" y que se juntó con otro sujeto "en una plazoleta", con quien empezaron a hablar. "Ahí me di cuenta de que era un intento de robo”, explicó. 

“Eran dos jóvenes, el que quiso abrirme la puerta tenía una remera blanca y tendría unos 20 años y el otro que estaba en la plaza tenía una remera flúo”, y sería de la misma edad.

La mujer no radicó la denuncia: "Llo pensé pero no me pasó nada y no me robaron nada, así que entiendo que no sirve para mucho”.

Lo que sí hizo es publicar el hecho en redes sociales para que se enteren sus contactos. "Me pareció que estaba bueno hacerlo público para que las mujeres, que solemos poner la cartera en el asiento de adelante cuando vamos solas, tengamos cuidado”.

Finalmente Mariela contó que a raíz de su publicación “me contactó gente y dice que le pasó lo mismo; no soy la primera persona a la que le pasa, gente que tuvo experiencias parecidas. Evidentemente Rio Gallegos va cambiando”, cerró.