CORRIENTES - La fiscal del Tribunal Oral Penal de Santo Tomé, Corrientes, pidió que el ex juez Civil, Comercial, Laboral, de Menores y de Familia, Walter León Turraca Schou, sea condenado a 45 años de cárcel por los delitos de abuso sexual y corrupción de tres chicos vulnerables de la ciudad de Ituzaingó. Y que el acusado sea inmediatamente detenido para evitar una posible fuga.

Este jueves a media mañana comenzaron los alegatos en la sede del Tribunal. La fiscal Anahí Taabacchi consideró que durante las diferentes audiencias quedó totalmente probado que Turraca Schou abusó sexualmente al menos de tres chicos a los que le ofrecía dinero a cambio de comprar su silencio y solucionarles cualquier inconveniente judicial que tuvieran.

En su larga alocución, Tabacchi descartó que los hechos denunciados hayan ocurrido cuando las víctimas ya habían cumplido la mayoría de edad, tal como sostuvo Turraca Schou en su declaración ante el Tribunal. La responsable de la acusación, dijo que en total fueron trece los hechos de corrupción probados en un expediente que lleva acumulados más de quince cuerpos.

También descartó que toda la acusación se base en un complot para cortar o perjudicar la carrera judicial de Turraca Schou, tal como sostuvo el ex magistrado. Además, Tabacchi pidió que apenas se conozca el fallo condenatorio, el Tribunal disponga la detención del ex juez, que llegó al juicio en libertad pese a la gravedad de la acusación.

Por su parte, el abogado querellante, Eduardo Echegaray Centeno -representa a dos de las tres víctimas- también consideró que los abusos sexuales cometidos por el entonces juez en perjuicio de los menores quedaron probados por los sólidos testimonios de las víctimas y los familiares. Y también adhirió al pedido de una inmediata detención de Turraca Schou.

El defensor oficial José Carlos Suaid, que asumió la defensa del ex juez poco antes del juicio, se aferró a la declaración del imputado para solicitar su absolución. Suaid indicó que los hechos denunciados ocurrieron después del divorcio de Turraca Schou, lo cual ocurrió en 2013, y por ende las supuestas víctimas ya habían cumplido la mayoría de edad.

Sin embargo, las constancias que existen en el expediente descartan totalmente esa posibilidad, ya que las víctimas contaron que el ex magistrado los buscaba en un auto familiar que tenía una patente que terminaba en 015. Ese vehículo, de marca alemana, Turraca Schou lo tuvo entre 2007 y 2011. Y para ese entonces las víctimas tenían entre 12 y 16 años.

El caso fue denunciado en 2015, durante una inspección judicial que llegó desde la ciudad de Corrientes. Al año siguiente, un Jurado de Enjuiciamiento destituyó de su cargo al juez y de esa forma allanó el camino para que fuera procesado y enjuiciado.

Desde la iglesia evangélica Filadelfia, que realizó la contención de las víctimas, sostuvieron que al menos diez chicos fueron víctimas del ex juez, pero la mayoría optó por no realizar la denuncia para evitar revivir las traumáticas experiencias.

Los jueces del Tribunal Oral Penal de Santo Tomé, María Alejandra Petrucci de Oharriz, Rodrigo López Lecube y Francisco Javier Ramos, le otorgaron al imputado la posibilidad de interrogar a las víctimas y los testigos, generando con ello una innecesaria revictimización.

Tras escuchar los alegatos, el Tribunal decretó un cuarto intermedio hasta el martes a media mañana. Ese día Turraca Schou tendrá la posibilidad de hablarle a los jueces, que luego se retirarán para dictar la sentencia.

Fuente: Clarín