El macabro descubrimiento se realizó en las costas de una estancia de Punta Loyola, en la provincia de Santa Cruz, donde un trabajador rural encontró un cuerpo humano en avanzado estado de descomposición.

Según publica La Opinión Austral, los restos que podrían pertenecer a un hombre, presentaban restos de ropa.

Así retiraban el cuerpo encontrado en una estancia de Punta Loyola, a 40 kilómetros de Río Gallegos. Foto de La Opinión Austral
Así retiraban el cuerpo encontrado en una estancia de Punta Loyola, a 40 kilómetros de Río Gallegos. Foto de La Opinión Austral

En el lugar  por estas horas se encuentra trabajando personal policial, de Criminalística y médicos forenses.

Los restos humanos fueron encontrados por un trabajador rural mientras caminaba por un sector costero de la Estancia Punta Loyola. El cadáver tenía zapatillas, una camisa y un pulóver puesto, reseña La Opinión Austra.

De inmediato el hombre se dirigió al puesto de la Comisaria de Chimen Aike, ubicado a 21 kilómetros sobre la ruta 3, para dar aviso a la Policía. Eran las 17 horas del martes cuando llegó y hasta que volvieron al lugar ya había empezado a anochecer por lo que la búsqueda resultó infructuosa.

Por ese motivo, Jessica Gálvez, secretaria del Juzgado de Instrucción N° 1 de Río Gallegos a cargo Marcela Quintana, decidió posponer el rastrillaje para las primeras horas de luz diurna de este miércoles.

Alrededor de las 9:30 horas se presentaron en el lugar junto al trabajador de estancia que halló el cuerpo una delegación de policías comandados por el  jefe de la Comisaría de Chimen Aike, comisario Molina, y el jefe del DOR, comisario Herrera.

En el lugar se presentaron las hijas de Marcela López, que solicitaron participar del operativo de búsqueda debido a que hace más de un año que buscan a su madre, vista por última vez en la costanera de Río Gallegos. La Justicia autorizó que ellas acompañen a los uniformados sin que entorpezcan el procedimiento.

Tras 2 horas de búsqueda, los oficiales encontraron sobre una parte del descampado los restos óseos que había visto el día anterior el trabajador. A primera vista no podían determinar el sexo del cadáver, sin embargo, parecía ser de un masculino. Los investigadores constataron que tenía calzado, pulóver y camisa.

Al lugar asistieron también personal de la División Criminalística Río Gallegos, junto con el Fiscal José Chan y la médica forense Roxana Contreras. La recolección de indicios y pruebas se extendió hasta pasadas las 14 horas. Minutos después levantaron el cuerpo y lo trasladaron a la morgue para realizar la autopsia y tratar de identificarlo.

Con información de La Opinión Austral

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!