COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Pasado el mediodía de este jueves, un llamado a Carabineros dio cuenta de la presencia del cuerpo de un hombre, de aproximadamente 50 años, inmóvil en la playa de Barranco Amarillo, a la altura del kilómetro 3.7 del denominado “Camino viejo” a Río Seco. De acuerdo a los antecedentes entregados por el jefe de la Subcomisaría de Río Seco, Ricardo Andrade, el cuerpo fue visto desde ‘un alto’ por un trabajador, quien dio cuenta a Carabineros.

Encontraron muerto en Chile a delincuente de Comodoro

Se trata del ciudadano argentino Samuel Florentino Gutiérrez, quien en 2008 fue condenado a 20 años de cárcel por dos asaltos a viviendas, en Natales y en Punta Arenas. Gutiérrez había sido condenado en noviembre de 2008 por la Justicia chilena a la pena de 20 años de prisión tras ser juzgado por dos asaltos perpetrados en casas de familia en la región de Magallanes.

Estuvo vinculado con el homicidio al empresario inmobiliario Vicente Pejcich, el violento asalto a la vivienda de un ejecutivo petrolero y con la muerte de un preso en la Alcaidía de Comodoro. Al poco tiempo de arribara la ciudad petrolera se le atribuyó su participación en el homicidio de David Hayes -testigo protegido del caso Iván Torres- ocurrido el 17 de enero de 2005. Se desconocen las causas del deceso y los antecedentes serán entregados a medida que se desarrolle el peritaje de rigor.

ASALTOS Y CONDENA

Los hechos por los cuales fue juzgado ocurrieron en 2007 en Punta Arenas y en Puerto Natales, con la complicidad de un argentino y un chileno. Uno de los atracos ocurrió el 31 de octubre de 2007 en una casa de familia donde los delincuentes ingresaron por la fuerza y maniataron a la dueña de casa, Nancy Palavecino. El otro asalto ocurrió el 8 de noviembre del año pasado en Puerto Natales y también se llevó a cabo en una vivienda particular, propiedad de la familia Chelech. Después del último robo los delincuentes intentaron cruzar la frontera en una vieja camioneta que conducía el chileno Guillermo Emmott, quien fue absuelto en el juicio al comprobarse que nada tuvo que ver con los delitos.

En el juicio se supo que a Emmott lo habían conocido dos días antes a través de Juan Araneda, el chileno que estaba como prófugo durante el juicio, y sólo le pidieron que los llevara hasta la frontera, aunque el hombre –que tiene graves problemas de audición— se demoró bastante en llevarlos porque no quería perderse “Pelotón”, un reality que se transmitía por Televisión Nacional de Chile.

Según destacó el portal Tiempo Sur, una vez que se decidió a realizar el viaje, Araneda lo acompañó en la cabina y los dos argentinos (el otro cómplice era Sandro Emiliano Curiqueo, oriundo de Trelew como Gutiérrez) viajaron en la caja de la camioneta, pero un control de Carabineros los detuvo en el camino. Araneda, que estaba armado, efectuó disparos y logró escapar, algo que no pudieron hacer Gutiérrez y Curiqueo, quienes terminaron presos, informó El Magallánico.

El juicio se llevó a cabo en tres jornadas de debate y Gutiérrez confesó su participación en los hechos por los cuales fue acusado, argumentando que tenía tres hijos para mantener en Argentina, pero que por contar con dos condenas se le hacía imposible encontrar trabajo. Fueron condenados a 20 años de prisión, y tras cumplida la mitad de la pena, accedieron a la libertad condicional, pero no podían abandonar el territorio chileno hasta transcurrido la totalidad de los años de la sentencia.