Un hombre fue detenido en las últimas horas en Estados Unidos, acusado de asesinar a su esposa, la exfutbolista de la Universidad de Kansas Regan Gibbs.

La mujer, de 25 años, fue hallada sin vida en su casa de la ciudad de Lawrence, en Estados Unidos, y desde ese entonces se había iniciado una investigación para dar con su asesino.

Sin embargo, a las pocas horas el marido llamó al 911 y confesó el crimen alegando que "Dios le dijo que lo hiciera", según reveló el jefe de policía local, Rich Lockhart.

Ante esta situación el hombre, identificado como Chad Marek, fue arrestado y quedó detenido con una fianza de un millón de dólares debido a la "brutalidad excesiva" del crimen.

"Jesucristo es mi abogado", afirmó Marek al momento de comparecer ante la Justicia, en el Tribunal de Distrito del Condado de Douglas.

Según el medio World Journal, el hombre había sido visto en retieradas oportunidades en el centro de la ciudad "evangelizando con un megáfono".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!