TRELEW (ADNSUR) - Los investigadores siguen sosteniendo que se trata de un caso extraño y buscan descartar o no si se trata de un crimen. Por el momento, la policía trabaja en buscar el teléfono celular de la desaparecida, del que hasta ahora no se sabe su posición, sólo se determinó que se enviaron mensajes de Whatsapp. Sin embargo, cuando la llaman, nadie contesta. 

Según informó  El Chubut, pedirán una autorización de un juez para que la empresa de telefonía informe si el aparato está en Trelew o desde qué lugar se estarían mandando los mensajes mediante los que Nora Benito les pide a sus inquilinos que le paguen la renta a un hombre que en nombre de ella los ha cobrado en los últimos tres meses. 

Esta persona a la que la policía mantiene observada y a quien le allanaron la casa el miércoles pasado asegura que también, la única manera que se comunicaría con la mujer es a través de mensajes de texto. 

Nora tenía un Motorhome y un auto que en su ausencia la misma persona que le cobraba los alquileres se los vendió supuestamente con su autorización. 

El caso llegó a la policía por una denuncia que hizo el hijo, quien vive en Comodoro Rivadavia, trabaja allí en una radio FM y que asegura haberse comunicado por última vez con su madre el 23 de diciembre del año pasado. El denunciante dice que desde ese momento nunca más pudo comunicarse porque no atiende el teléfono. 

La desaparecida reside sola en una vivienda que tiene inquilinos en el fondo y que también aseguran no haberla visto más desde el año pasado, que la comunicación con ellos siempre ha sido a través de mensajes de texto. 

El lugar está situado en la calle Portugal casi Cambrin en la zona sur de Trelew y el miércoles pasado fue allanado por la policía en una diligencia que terminó después de casi cuatro horas de una minuciosa inspección que se hizo en todos los ambientes del domicilio durante la que se encontró, según trascendió, manchas de sangre y un almohadón con una importante suma de dinero dentro. Se hablaba de unos 390 mil pesos. 

Esta y las diligencias de similares características que se hicieron en la vivienda del que le cobraba los alquileres y en la de las personas que compraron sus vehículos; el Motorhome y el auto, fueron realizadas con la autorización de la jueza Gabriela Olavarría y contaron con la supervisión del jefe de Policía Miguel Gómez.  Los investigadores, a esta altura de las circunstancias, sospechan que a Nora Benito algo le pasó y esperan con expectativa las diligencias que desde la Justicia presuntamente se van a ordenar la semana que viene, entre las que no se descarta que pueda haber algún arresto o detención.