TUCUMÁN - Este viernes la policía encontró el cuerpo de un nene que podría ser Brian Ezequiel Galván, el pequeño de tres años que estaba desaparecido desde el domingo. Fue hallado en un banco de arena del Río Salí, a más de 30 km de donde los investigadores perdieron su rastro. Si bien el cuerpo está irreconocible, los familiares reconocieron la ropa que llevaba puesta.

Según fuentes policiales, hallazgo se realizó cerca del Puente de los Bulacios, en un banco de arena, en un remanso del Río Salí: a 31 kilómetros de la zona en la que los perros marcaron el último rastro.

La familia reconoció la ropa del nene, si bien el cuerpo quedó irreconocible. Resta que se efectuen los análisis de ADN para confirmar su identidad y la autopsia para establecer si Brian se ahogó o si su muerte responde a otras causas.

Brian había sido visto por última vez el domingo por la tarde en Banda del Río Salí, un pueblo ubicado a menos de 10 kilómetros de San Miguel de Tucumán, cuando fue en bicicleta a jugar con un amiguito que vive a dos casas de distancia. Pero la familia vecina debía salir y el niño se quedó cerca de allí. Su bicicleta, de color azul, fue hallada a pocos metros del cauce del río Salí, donde sus huellas marcaron el último rastro que se conoce de él.

Tras su desaparición, las autoridades montaron un operativo de búsqueda por cielo, tierra y agua que incluyó más de 100 personas. La principal hipótesis que manejaban los investigadores es que el nene podía haber caído al agua, aunque no descartaban que haya sido víctima de un secuestro o una venganza.