BUENOS AIRES - En un procedimiento realizado en Buenos Aires por la Justicia Federal, fue encontrada Celeste Aldana Orozco Maturano, hoy de 24 años y que cuando tenía 14 había desaparecido en La Paz, donde vivía. Durante 10 años estuvo en la lista de Missing Children e Interpol. Sus padres fueron detenidos 48 horas antes en La Paz. La niña habría sido obligada a ejercer la prostitución.

Celeste había sido vista por última vez en La Paz el 8 de julio de 2011. Tenía 14 años en ese momento.

Los paceños realizaron varias movilizaciones en aquellos tiempos pero, hasta ahora, no se había avanzado en el caso. La única versión que manejaba la Justicia era que la niña se había ausentado voluntariamente de su casa y que, supuestamente con un joven que se decía era su novio, había viajado a San Luis. Sin embargo, por más que se realizaron varias diligencias en la provincia puntana, nunca se supo nada de ella.

 Después de 10 años sin novedades, la causa tuvo un inesperado giro hace unos días.

 El miércoles 30 de diciembre pasado, por orden de la Justicia Federal, efectivos de Gendarmería Nacional allanaron en La Paz el domicilio de los padres de Celeste, ubicado en la Avenida San Martín. Allí se detuvo a Mónica Maturano, madre de Celeste, y a Alberto Orozco, su padrastro.

 En tanto el 1º de Año trascendió que Celeste fue encontrada en Buenos Aires y se indicó que allí había sido obligada a ejercer la prostitución.

 Durante mucho tiempo los vecinos de La Paz se movilizaron reclamando por avances en el caso. Incluso llegaron a abrir un Facebook con su nombre, como una herramienta posible para conseguir contactos que aportaran datos.

 En los primeros meses Mónica, la madre de la niña, estuvo presente en esos reclamos. En alguno de ellos, en los primeros meses después de la desaparición, dijo que “salió el viernes 8 de julio en la tarde. Me dijo que tenía que ir a buscar información para un trabajo de la escuela y me pidió permiso para salir” y sostuvo que nunca regresó.

 Mónica Maturano trabaja en un hogar de ancianos y su pareja, Alberto Orozco, es empleado de Vialidad Provincial. Ambos formaron pareja hace ya mucho tiempo y, si bien Orozco no es padre biológico de Celeste, le dio su apellido.

 Por estas horas Celeste permanece en Buenos Aires, bajo control médico y psicológico. Las versiones indicaron este viernes que es madre de dos niños.