Encontraron a un gendarme asesinado en Corrientes, tenía un disparo en la cabeza y dos medias en la boca. Su esposa, que también trabaja en la Gendarmería Nacional, fue quien lo encontró.

El macabro hallazgo sucedió en su casa de la ciudad de Santo Tomé, además tenía además un cinta aisladora alrededor del cuello. Alfredo Vivero tenía 37 años, era sargento en el Escuadrón 57.

Respecto de la investigación el fiscal Facundo Cabral, sostuvo - a Radio Dos - que en la escena del crimen descubrieron el celular de la víctima “quemado adentro de una olla”.

Encontraron a un gendarme asesinado con un tiro en la cabeza y dos medias en la boca

“Entrevistamos a varias personas, se tomaron huellas, se analizaron cámaras de seguridad adyacentes y estamos averiguando relaciones”, manifestó.

Y precisó que si bien en un principio se creyó que podría tratarse de un suicidio, debido a que al momento del hallazgo el gendarme tenía su arma reglamentaria en la mano, las tareas del médico forense y de los peritos llevaron a la pista de un crimen.

”No tenemos ninguna duda de que se trata de un homicidio”, remarcó Cabral, quien no precisó si la pistola de la cual partió el disparo que mató a Vivero partió de ese arma que le encontraron o de otra.

Encontraron a un gendarme asesinado con un tiro en la cabeza y dos medias en la boca

De acuerdo a los resultados preliminares de la autopsia, el efectivo de Gendarmería murió por el disparo que recibió en la cabeza y se estableció que tenía dos medias adentro de la boca y una cinta aisladora en el cuello, que no le provocó ahorcamiento”.

Un informe inicial detalló que el cuerpo del sargento Vivero fue hallado “con el tronco sobre la cama, con las extremidades superiores tocando el piso, con un aparente disparo en la sien y el arma reglamentaria cerca de su mano derecha”. Y se señaló- según publica TN-  que “todavía no hay imputaciones” y destacó que “hay mucha gente abocada a la investigación”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!