La denuncia por abuso a una nena de tres años causó conmoción en una localidad de Puerto Deseado, Santa Cruz. Según se pudo saber, los abusos habrían ocurrido cuando la madre se iba a comprar y los dejaba solos en la casa por algunos minutos. También tiene otro hijo de 8 años que trataba a “Nano”  como un tío del corazón.

“Mi nena me dijo que su tío Nano (apodo) le hacía cosas, la tocaba y le hacía señas de que no diga nada”, contó la mujer desde Puerto Deseado, desesperada por lo que le ocurrió a su hijita de tan solo 3 años. “Éramos amigos de chicos, nos conocemos desde los 10 años”, dijo M, madre de la pequeña.

En una fiesta, una nena de 3 años contó que el amigo de su mamá abusaba de ella

Asimismo, contó que el domingo pasado, cuando hicieron un cumpleaños familiar en su casa,  la nena se acercó a ella para que la lleve al baño. “Mi hija normalmente va al baño sola porque yo le enseñé, pero ese día me pidió que la lleve y me dijo que le dolía la cola. Yo pensé que era una paspadura o algo, la traje para la cocina y le conté a mi cuñada, porque estamos entre chicas en la cocina”, dijo a PD Digital.

Y relató que: “Mi cuñada la sentó y le preguntó qué le pasaba, ahí contó que el tío Nano me hace esto, el tío Nano me toca, me hace señas shhh para que me calle, que no diga nada ella contó todo”, y agregó que  “Lo primero que se me pasó por la cabeza es matarlo, sinceramente... La pasamos muy mal y es muy difícil”.

El presunto abusador ya fue denunciado ante la Policía. Se trata de un hombre era como un hermano para ella. “Él se quedaba a dormir en mi casa, siempre le di lugar porque la familia lo corría, ya que era problemático, no trabajaba y lo echaban de todos lados”, añadió. Estuvo prófugo por varios días, hasta que finalmente lo atraparon el martes alrededor de las 18 horas.

Cuando la nena les contó todo la llevaron al Hospital Distrital para que sea revisada, pero en un principio no la atendieron. “Nos dijeron que no podían revisarla sin tener una orden judicial, así que nos fuimos a la comisaría a denunciar. Supuestamente ahí iban a llamar al juez para que diera la orden, estuvimos toda la noche en el nosocomio y tuvimos que volver al otro día”.

“El lunes fuimos al Juzgado y dieron la orden para que la revisara la médica forense, pero no tuvo asistencia psicológica ni tampoco tenemos custodia policial. Queríamos que esté detenido hasta que salgan las pruebas”, cerró M, y aprovechó para pedir el acompañamiento de la comunidad de Puerto Deseado. El miércoles a las 10 de la mañana se reunieron afuera del Juzgado para pedir respuestas, indicó La Opinión Austral..