COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR / Escuchá la entrevista) - La Justicia Federal de Comodoro Rivadavia ha secuestrado alrededor de 450 vehículos en el marco de controles policiales por infracción a la cuarentena, por lo que la Defensoría Pública del fuero federal trabaja en la presentación de recursos para recuperar esos vehículos. Hasta ahora hubo alrededor de 12 presentaciones con fallos adversos en primera instancia, por lo que se aguarda la resolución de la Cámara Federal.

El defensor público federal, Alberto Martínez, detalló en diálogo con Actualidad 2.0 cuál es el procedimiento que está siguiendo ese organismo para asistir a personas cuyo vehículo fue secuestrado, en el marco de los controles por el aislamiento social preventivo y obligatorio.

“El tema evidentemente tiene preocupada y angustiada a muchas personas, que vieron de repente secuestrado su vehículo”, señaló en principio el magistrado. “Se trata de personas que están imputadas por haber presuntamente violado las disposiciones del decreto de aislamiento”, detalló, por lo que indicó que más allá de que la causa judicial se ha abierto en los términos del artículo 205 del Código Penal, los afectados pueden presentar un recurso para solicitar la liberación.

Señaló además que el secuestro debía disponerse por el tiempo que resulte necesario “para proteger la salud pública”, según el DNU 297 que estableció el aislamiento obligatorio.

Según detallaron fuentes de la Fiscalía Federal ante ADNSUR, en la ciudad se secuestraron alrededor de 450 vehículos, mientras que en la Defensoría se han canalizado más de una decena de presentaciones. Hasta ahora, los resultados han sido adversos, es decir que los reclamos fueron rechazados por el juzgado de primera instancia, pero los mismos se encuentran en etapa de apelación.

“El argumento del Juzgado Federal es que esos vehículos están retenidos y a disposición del Ministerio de Seguridad de la Nación y no encontró razones excepcionales para devolverlos –detalló Martínez-, pero hemos apelado esa decisión y esperamos que en breve se fije la audiencia por parte de la Cámara Federal”.

Si bien para el reclamo se pueden alegar razones de excepción, por ejemplo si se trata de un vehículo utilizado para trabajar, el fundamento también puede aludir a la necesaria disponibilidad del bien por parte de su propietario, aun cuando la causa por la presunta vulneración a la cuarentena continúe su trámite.

“Queremos demostrar desde la casuística y desde el marco normativo que no hay razón para el secuestro de estos vehículos –graficó-, porque incluso si se dice que se usaron para poner en riesgo la salud pública, hoy esas personas si quieren movilizarse deben usar el transporte público, lo cual es más riesgoso que trasladarse en su propio vehículo”, dijo a modo de ejemplo.  

“Aun si el fiscal invoca la necesidad de cautelar el bien para un eventual decomiso, que consiste en quitar el bien a una persona condenada por un delito, estamos lejos de esa etapa. Además, se debe revisar la validez del procedimiento, si las actas son válidas, si la imputación y el procedimiento se tramitó conforme a las normas y luego se debe comprobar la existencia del hecho material. Aun cuando se comprobara, el artículo 205 del Código Penal prevé un tipo de delito muy leve, por lo que difícilmente se llegará a una etapa de condena, con suspensiones alternativas como la suspensión del juicio a prueba”.

Martínez pidió que la gente se quede tranquila: “Quiero despejar el temor de gente que cree que le van a decomisar el vehículo, porque si llegara  a comprobarse el hecho y hubiera una condena, habría que discutir si el vehículo se usó para cometer el delito, porque la cuarentena se podía violar caminando. Se debe discutir también la proporcionalidad de la pena frente al hecho cometido”.