"Tomamos intervención en el tema en diciembre del año pasado, ante situaciones de demora que se habían registrado y comenzamos a trabajar con muy buena respuesta por parte de las instituciones que trabajan en el tema. Hay 300 situaciones por año, que son denuncias de posibles abusos que requieren investigación y se habían detectado retrasos. Es un número muy grande”, relató en diálogo con Periodismo de 10 -por CNN Comodoro-.

La titular de la Oficina reconoció que se logró una buena respuesta de las distintas instituciones que intervienen en el tema, a fin de comenzar a agilizar las tramitaciones.

“Nos preguntamos en principio cómo garantizar la protección integral de un niño que requiere atención ante este delito”, indicó.

Coniglio explicó que al presentarse una denuncia, se abren dos caminos. Uno tiene que ver con el ámbito penal, donde se busca determinar la responsabilidad del abusador.

Entre las falencias en ese sector, mencionó la falta de una fiscalía especializada en abuso sexual infantil, ya que si bien hubo existe una agencia especial para este tipo de hechos, no hay un foro especializado en niños, niñas y adolescentes.

El segundo camino, explicó la directora, se vincula al acompañamiento de la víctima.

“Ha habido una buena comunicación interinstitucional y se lograron algunas mejoras, por ejemplo cuando empezamos había un solo profesional en el Cuerpo Médico Forense y ahora se agregaron dos más –graficó-. Había también un alto porcentaje de inasistencias en los turnos (para entrevistas con familias denunciantes) y hoy se trabaja para evitar esa no concurrencia”. 

En ese marco, indicó también que hay diversas instituciones que pueden dictar medidas para preservar a la víctima mientras transcurre la investigación judicial, como la Asesoría de Familia, que puede requerir que el presunto abusador sea excluido temporalmente del hogar mientras tramita la denuncia. Asimismo, el Servicio de Atención a la Víctima brinda asistencia psicológica y asesoramiento legal a las personas afectadas. 

Necesidad de más recurso humano y la creación del abogado del niño, niñas y adolescentes

Al mencionar los puntos del sistema donde se producía la demora en la resolución de las situaciones, Coniglio precisó que se requieren recursos humanos formado específicamente para estas situaciones, por lo que desde la Oficina se ha presentado un proyecto para resolver eses requerimiento. 

De todos modos, aclaró que en procesos donde se detectó que “había un enlentecimiento, tuvimos respuesta desde la Fiscalía, pero igual falta agilizar un poco más. Ha habido mejoras en la Cámara Gesell, que es el lugar donde el niño va a realizar la entrevista para relatar lo que pasó, pero al haber demoras en los turnos estamos pidiendo también que se tomen en cuenta otras fuentes de prueba, para acelerar el proceso de investigación en los casos particulares en los que hemos intervenido”. 

En general, las demoras se vinculan con la insuficiencia de recurso humano, lo que se vio acentuado a raíz de la pandemia. “Nosotros convocamos a las distintas instituciones desde la Oficina, para que se agilicen las prácticas y se reduzca el tiempo, con la incorporación del recurso humano especializado en temas de niñez y adolescencia. Apuntamos a fortalecer el proceso de investigación”, insistió.

En relación a este complejo tema, también se requiere desde la Oficina que se reglamente la ley que estipula la creación de la figura del abogado del Niño y Adolescente, para que pueda actuar como un querellante, es decir en representación del interés de la vícitima, como ocurre en el resto del sistema judicial. “En otras provincias ya existe esta figura y estamos pidiendo que se cree también en Chubut”, concluyó la directora.