COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR / Escuchá la entrevista) - Esta semana el proyecto del Código Procesal Civil entró en proceso de divulgación para que se puedan plantear propuestas y cambios -hasta el 15 de junio- antes de su aprobación a fin de año. Guillermo Cosentino, secretario de Planificación y Gestión del Superior Tribunal de Justicia, se refirió en Actualidad 2.0 al impacto que este nuevo código tendrá en la resolución de conflictos en la sociedad y en los tiempos procesales, e indicó que el proyecto puede ser consultado en juschubut.gov.ar.

"Lo más importante que hay que decir es que este nuevo código incluye la oralidad, como ya se había hecho en el Código Penal", puntualizó Cosentino, y valoró también l"as reformas que van a permitir acelerar los tiempos procesales"

Resaltó que "se agregan muchas facilidades para que las partes puedan llegar a un acuerdo en cualquier momento del proceso, y esto porque se permite una mayor intervención del juez".

Cosentino explicó los beneficios de la oralidad en la optimización de recursos y tiempos dentro de los procesos, mencionando que "cualquier tipo de disidencia en un proceso, cuando es escrita, lleva una cantidad de tiempo, recursos y costo para la resolución a lo largo del procedimiento judicial, transformándolo en muy burocatico. Mientras que la oralidad permite mucha concentración del juez para resolver en un solo acto todas las disidencias y pdoer concentrarse en el fondo del conflicto".

Indicó que esta norma alcanza a todos los procesos no penales, como las actuaciones en el ámbito laboral, de familia, y demás.

"La meta es que ningun conflicto dure más de un año dentro del sistema de administración de Justicia, y dependiendo del conflicto también mucho menos", enfatizó el funcionario judicial.  "Cada vez que un conflicto supera un año empieza a impactar en el presupuesto siguiente, y complica la administración presupuestaria", agregó.

"Anualmente entran 25 mil causas en lo no penal en Chubut. El 60% de esas causas se atacan a través de un sistema que es más rápido para resolver cuestiones donde están en juicio cualquier tipo de documento -pagaré, cheque- que represente una liquidación cierta de una deuda. El 40% restante son juicios laborales, de familia, civiles y comerciales, donde hay un cierto grado de contradiccción que se puede tratar perfectamente desde la oralidad", sostuvo.

Finalmente, valoró que dentro del nuevo código procesal "se contemplan muy especialmente a todos aquelos sujetos que necesitan una defensa especial o presentan un estado de vulnerabilidad, como el derecho de consumo, de protección del medio ambiente, de violencia de género, de presentaciones colectivas".