COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Desde el 5 de agosto Emanuel Jesús Caruso cumple la prisión domiciliaria en la casa de su hermana, en la ciudad cordillerana de Lago Puelo. Al vencerse la medida, este martes la fiscal María Laura Blanco presentó la acusación del caso y pidió otros tres meses de arresto domiciliario con la utilización de la tobillera electrónica.

La audiencia que se desarrolló por videoconferencia estuvo presidida por la jueza Mónica García. El trabajador petrolero en enero fue imputado por el delito de lesiones leves agravadas, en abril se sumaron los delitos de amenazas y desobediencia judicial, y en junio cometió otro incumplimiento por pasar a metros de la casa de la víctima.

El 24 de junio la fiscal solicitó la prisión preventiva de Caruso, quien pasó un mes y medio alojado en un calabozo de la alcaidía. Y el lunes 3 de agosto fue trasladado a Lago Puelo, donde cumple el arresto domiciliario.

En ese marco, Blanco pidió que se extienda la medida privativa por otros 3 meses y presentó la acusación por los delitos mencionados, todos agravados por mediar la violencia de género. De esa forma, la Oficina Judicial debe fijar la fecha de la audiencia preliminar para analizar la causa y definir si será elevada a juicio o no.

En tanto, el defensor Claudio Robledo Medina, pidió la libertad de Caruso, quien dijo que desea regresar a trabajar a Comodoro, aunque se encuentra suspendido en la actividad petrolera. Tal como informó El Patagónico, la jueza Mónica García no hizo lugar a los pedidos defensivos y dictó la ampliación de la prisión domiciliaria del imputado por el término de tres meses.