COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)- Los recientes casos denunciados de intentos de secuestro en barrios de la zona sur de la ciudad nuevamente pusieron en alerta a la comunidad, más aún tras dictársele el arresto domiciliario al presunto autor al que le imputaron ambos hechos. Esta situación trae a la memoria un cruento caso de privación ilegítima de la libertad y violación, el de Gabriela Córdoba.

El martes 7 de agosto de 2012 Gabriela salió de su trabajo en una vivienda en barrio Médanos y se dirigió hacia Astra donde se reuniría con un excompañero de la escuela N.º 161 de Ciudadela,   con quien días antes se había encontrado en un supermercado y le había dicho que tenía una importante oferta laboral dado que un familiar suyo era dueño de una empresa, pero lo que no imaginaba era que sería el comienzo de su calvario. Por 19 días la mujer permaneció privada de su libertad, por quien terminó siendo un violador serial y no el amigo que ella pensaba, Francisco Bayón.

Al arribar a la hora y el lugar pactado, Bayón llevó a la mujer a un descampado donde la violó y luego amenazó con asesinar a toda su familia haciéndola caminar cerca de 250 Km. desde Comodoro Rivadavia hacia la localidad de Paso del Sapo. Durante todo el trayecto Bayón reiteró los abusos sexuales amedrentándola con un cuchillo, incluso cuando pasaban vehículos por la zona la obligaba a ocultarse entre matorrales y dormían en alcantarillas y guarda ganados. Se alimentaban de animales salvajes que Bayón cazaba y la obligaba a ingerir y la mujer era obligada a prender fogatas todos los días para contrarrestar el clima gélido por momentos.

El operativo de búsqueda de la mujer de 27 años fue uno de los más grandes que se estableció en la provincia, fue un rastrillaje sin precedentes que tuvo su resultado diecinueve días después cuando personal policial la encontró a la orilla de la ruta junto a Bayón mientras los sabuesos seguían su rastro, la joven estaba en estado de shock y deshidratación pero con vida.

Desde un primer momento el trabajo de búsqueda iba por buenos pasos, lo que hizo que pudieran dar con la mujer, quien tiempo después señaló que dejaba pistas en cada uno de los lugares por los cuales había pasado. En Rocas Coloradas había dejado una credencial de su obra social, en la cocina de un puesto de campo también dejó una nota de pedido de auxilio escondida en una cocina.

Condena

El 11 de febrero de 2014, los jueces Raquel Tassello, Américo Juarez y Miguel Angel Caviglia le impusieron a Bayón una pena de 8 años de cárcel de cumplimiento efectivo luego de que reconociera el secuestro y abuso de su excompañera de primaria. A ello se le unificaron otros 13 años de prisión por dos juicios abreviados en su contra en 2010 y 2012 por el abuso sexual de menores de edad a quienes retuvo por la fuerza en su vivienda para luego violarlas en reiteradas oportunidades.