COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – José es un joven estudiante de la Universidad de Comodoro que fue detenido junto a su hermano en la noche del martes, tras la pelea y destrozos que se registraron en una cervecería céntrica de la ciudad y de la que se conocieron videos. 

El joven permaneció detenido hasta la tarde del miércoles cuando recuperó la libertad tras ser sometido a la audiencia judicial. Y en las últimas horas, comenzó a circular un audio por WhatsApp, donde relata todo lo sucedido.

“Ahora estoy bien, anoche pude dormir algo”, indicó a ADNSUR, al confirmar que es él quien grabó el audio y que esta mañana procederá a realizar la denuncia por lo sucedido.

En el audio, José contó que, una salida familiar luego de una tarde de estudio, se convirtió en una verdadera “tortura”.    “Comí pizza y una pinta, mis papás se fueron y me quedé con mi hermano, pedí otra pinta y nos fuimos a la barra”,  ahí estaba el otro joven que terminó preso junto a sus amigos.

Según detalló, en ese momento “el pibe le dice a mi hermano: no sabes alguna movida  de pasti o rivotril, mi hermano se ríe y le dice: para qué querés eso y le responde por si pinta meterle al vaso a alguna  minita”.

Ante esta respuesta, el joven reconoció que se enfureció “porque me pongo a pensar que tengo a este forro al frente mío que es un violador de mierda y si tiene pastilla en ese momento le metía a alguien, me dio bronca, me levanté y le dije: a qué minita le querés meter pastilla”, dijo.

Luego el joven se levantó de la banqueta al igual que sus amigos y  “me pone una piña  de entrada, me tiran dos vasos en la cara, yo quedé re mareado, mi hermano salta y cuando vi que le pegaban a mi hermano entre tres salté y ahí nos dimos”, admitió.

 

GOLPES Y GAS PIMIENTA

En su relato, José indicó además que el personal de seguridad los sacó a él y a su hermano del lugar y en ese momento llegó la policía: “Nos pusimos contra la pared, y el policía nos tiró gas pimienta y me empezaron a pegar, yo tenía una impotencia tremenda, gritaba y lloraba para saber dónde estaba mi hermano porque estaba con los ojos cerrados".

Luego los llevaron a la comisaría y "ninguno de los dos podía respirar desde que me triaron gas pimienta fue un infierno, era andar por todos lados sin ver nada mientras nos cagaban a palos, nos hicieron desnudarnos y nos metieron a un calabazo y gritaba por favor una ambulancia o que me dejen lavar la cara”, relató.

José aseguró que “estaban mis viejos en la comisaría, escuchaban cómo gritábamos y vino un milico y me llevaron al hospital hasta me metieron una patada, me daban al cabeza contra la pared cuando estaba esposado sin poder ver ni respirar”, denunció el joven.