La mañana del 8 de diciembre, Joe Wolek, fotógrafo, caminaba por la zona turística de La Boca cuando, poco antes de llegar a la calle Caminito, en Olavarría y Garibaldi, fue interceptado por dos delincuentes que bajaron de una moto para robarle. El turista terminó apuñalado 10 veces, con dos heridas en el corazón -en la aurícula izquierda y en el ventrículo derecho-, un puntazo en cada pulmón y otras seis heridas por las que fue intervenido de urgencia.

Tras el ataque, ambos delincuentes salieron corriendo. Uno de ellos, menor de edad, escapó y fue detenido días después; el otro, Juan Pablo Kukoc (18 años) fue herido por un efectivo de la Policía bonaerense de civil que estaba en la zona y cinco días después murió.

El Programa encargado de la Asistencia y Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación, es el organismo que representa a la madre de Juan Pablo Kukok, el delincuente muerto por los disparos del policía Luis Oscar Chocobar, de 33 años, y el que solicitó la pena de prisión perpetua para el agente por considerar que cometió un "homicidio agravado" en el marco de una "ejecución extrajudicial".

El policía que mató a un ladrón cuando robaba y apuñalaba a unos turistas podría recibir prisión perpetua

Durante el juicio oral también se juzga a uno de los delincuentes que participó del asalto.

Al pedir la máxima condena, el abogado querellante lo considera autor de un "homicidio agravado por haber sido cometido por un funcionario de policía con abuso de sus funciones".

Sostiene que Chocobar mató a Kukoc "por la espalda" en lo que definió como una "ejecución extrajudicial" para hacer referencia a que se trató de un caso de "gatillo fácil".

El policía llegó al debate acusado por la fiscalía del "homicidio agravado en exceso del cumplimiento del deber" del delincuente, delito que prevé una pena máxima de 5 años de prisión, mientras que la querella de la familia del joven fallecido sostuvo desde un principio que se trató de un "homicidio agravado", con pena de prisión perpetua, tal como solicitó en su alegato.

La la fiscal de juicio Susana Pernas ya había alegado la semana pasada frente a los jueces Fernando Pisano, Jorge Apolo y Adolfo Calvete pero en referencia al hecho del asalto al turista y pidió 18 años de prisión para el cómplice de Kukoc -a quien no se identifica porque al momento del hecho tenía 17 años-, por el delito de "robo agravado cometido con armas, en concurso real con tentativa de homicidio criminis causa" de Wolek.

En tanto, el miércoles pasado, el defensor Albino Stefanolo solicitó que sea absuelto, dado que la única prueba que lo colocó en el lugar del hecho fue un solo testimonio. "Pidió la absolución de su defendido por las deficiencias de la investigación, sin que pueda validarse la identificación del destinado. Coincido que la investigación fue muy deficiente", tuiteó luego del alegato el abogado Fernando Soto, representante de Chocobar.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!