COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La muerte de un nene de 4 años en un incendio en el Abel Amaya, y el rescate de sus dos hermanos, conmociona a Comodoro Rivadavia.

Este viernes por la tarde el cabo Martín Errea, que asistió a los dos menores lamentó no haber podido ingresar a la casa para rescatar al menor que finalmente falleció.

“Fue muy difícil no poder acceder para nosotros. Me envolví en una manta húmeda pero el calor era intenso y el humo hacía imposible la visión”, contó al programa La Tribuna Radio.

Errea contó que cuando llegó al lugar junto a otros agentes, la hermana del niño le comentó que había el niño había quedado adentro. "Mientras sacábamos a los menores a la calle, una de las nenas nos informa que había una menor de 4 años en el interior de la vivienda pero empezaron a explotar elementos y aunque me envolví en una manta no pude entrar. La nena de 8 años estaba muy triste por lo que le había pasado a su hermano", aseguró el cabo.

Ahora el Ministerio Público Fiscal deberá determinar las responsabilidades en torno al hecho que habría sido consecuencia de la explosión de un calefactor.