COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La familia de Estefani Leviante realizó un pedido durante las últimas horas para que el homicidio de su hija no sea olvidado por la comunidad. El fatal hecho ocurrió el 1° de mayo de 2018. Esa noche la joven salió a hacer unas compras en Kilómetro 8, cuando en la calle Base Petrel y Teniente Castillo del barrio 194 viviendas, el Chevrolet Corsa que conducía fue embestido por una camioneta Toyota Hilux conducida por Emiliano Rusian.

El pedido de justicia de la familia de Estefani, la joven de 28 años que murió tras ser embestida en Km. 8

La joven que tenía 28 años quedó en grave estado y luego de estar internado durante ocho meses falleció. Su madre, Anita Iara, manifestó que siente que la Justicia no falló: “No nos favoreció a nosotros ni a muchas personas que pasaron lo mismo”, dijo. Hoy, el responsable no cumple condena alguna, y la familia asegura que no sabe “si sigue conduciendo hoy en día o no”.

“La dejaron tirada más de 30 minutos ahí, entre las personas que estaban en la camioneta se dedicaron a tirar el alcohol y después que levantaron todo me vinieron a avisar a mí. Cuando llegué al lugar del accidente mi hija ya estaba adentro de una ambulancia”, recordó. Y aseguró que a pesar de haber varios testigos “no sirvió de nada porque está libre, no hay una Justicia que nos favorezca”.

Es que en el marco de un juicio iniciado en contra de Emiliano Rusian, éste fue encontrado responsable de homicidio culposo porque “dijeron que él había tomado y no salió a matar, pero mató”, aseguró la mujer. Después del fallo se le impuso una pena de 3 años de prisión en suspenso, por lo que no fue encarcelado; y 6 años de inhabilitación de su licencia de conducir. “Él está bien, está libre, y yo no sé si está conduciendo o no”, advirtió.

Anita advirtió con tristeza, que sabe que no habrá Justicia por parte de las instituciones, pero dijo que “esto no va a quedar así”, y pide “que nadie se olvide de lo que nos hizo, él me arrebató a mi hija”.

“Este jueves (5 de noviembre) se cumplen dos años de cuando yo me iba a Trelew con ella, me iba sola en la ambulancia a las 11 de la noche dejando a tres de mis hijas solas en la puerta de la Española, prometiéndoles a ellas que yo iba a traer a mi hija caminando y no pude, no lo logramos”, recordó y destacó que al momento de fallecer, Estefani  tenía muchos proyectos “muchas ganas de seguir viviendo. Amaba a sus sobrinos, amaba a sus hermanos. A mí me falta una hija, a mis hijos una hermana, y a mis nietos una tía”, expresó a El Comodorense.