CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El expediatra Ricardo Russo, que ayer miércoles fue sentenciado a 10 años de prisión por pedofilia, cumplirá su pena en el Complejo Penitenciario Federal V, ubicado en Senillosa, a 33 kilómetros de Neuquén capital. Se trata de una prisión especializada en hombres mayores de 21 años condenados por delitos contra la integridad sexual.

La pena de Russo fue dictada por el juez Gonzalo Rúa del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 6, que además revocó la prisión domiciliaria de la que gozaba y resolvió que cumpla su condena en una unidad carcelaria. El magistrado lo encontró culpable de los delitos de tenencia, producción y distribución de pornografía infantil.

Según informó TN, fuentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF) precisaron que, primero, el detenido estará alojado en el penal de Ezeiza, donde se someterá a un proceso de clasificación inicial por riesgo y necesidades. Una vez terminado el procedimiento de rutina comenzará la gestión para trasladarlo a Neuquén. El condenado estará incluido en el Programa de Ofensores Sexuales (POF).

De acuerdo a la web del SPF, las condiciones para ser trasladado a este tipo de penal son: "Haber sido condenado con sentencia firme por delitos contra la integridad sexual; no sufrir, además del trastorno primario, patología somática o mental descompensada; y contar, como mínimo, con 3 años de sentencia hasta el agotamiento de condena a los fines de completar todas las fases del tratamiento". Actualmente, la prisión cuenta con 200 reclusos.

Ricardo Russo fue detenido en el estacionamiento del Hospital Garrahan el pasado 28 de mayo, acusado de distribuir y comercializar pornografía infantil. Se encontraba en prisión domiciliaria desde septiembre y fue sentenciado este miércoles a 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer la medicina.

La detención de Russo se produjo seis meses después de que un allanamiento en su domicilio particular diera como resultado el secuestro de dos notebooks con un total de 778 archivos de imagen y 69 archivos con contenido de pornografía infantil guardados "con fines inequívocos de distribución".

Entre el material secuestrado se destacaron "nueve fotografías a dos nenas, de entre 8 y 12 años, en el interior del hospital Garrahan", según se detalló en la resolución firmada por la jueza penal, contravencional y de faltas porteña María Laura Martínez Vega, con la que se le dictó su prisión preventiva.