El padre "Felipe" se había ganado la confianza de la comunidad de Puerto Santa Cruz, dirigía la Iglesia Exaltación de la Cruz y en  esas circunstancias,  habría abusado sexualmente de adolescentes que tenía a su resguardo y por ello, desde mañana martes deberá enfrentar un juicio en su contra. 

 El ex cura Nicolás Parma, mejor conocido como Padre Felipe, llegará a juicio  este martes por los ataques a novicios adolescentes que tuvo bajo su cuidado. Está detenido desde 2018 a la espera del juicio.  Yair Gyurkovitz y Jonatan Alustiza son las víctimas de Parma pero  a su vez, también del fundador de la congregación, Agustín Rosa Torino, quién recientemente fue condenado a doce años de cárcel por abusar de múltiples personas.

Durante el juicio por los abusos sexuales se espera que las víctimas del expárroco declaren vía zoom durante el juicio que se llevará adelante en Río Gallegos.  Parma está imputado por abuso simple doblemente agravado en concurso real con abuso gravemente ultrajante doblemente agravado en concurso real con corrupción de menores agravada.

La causa comenzó cuando tras su salida del noviciado en Puerto Santa Cruz, Yair Gyurkovitz viajó a Salta para contarle al jefe de la congregación que Parma era un abusador. Sin embargo, Rosa Torino también lo era y aprovechó el momento de extrema vulnerabilidad de Yair para someterlo y obligarlo a mantener silencio.

Agustín Rosa torino fue condenado a 12 años de prisión. Foto: archivo
Agustín Rosa torino fue condenado a 12 años de prisión. Foto: archivo

Según publica La Opinión Austral, la primera causa en iniciarse fue la de Salta, contra Rosa Torino, pero no por los abusos que había cometido cuando manoseaba a chicos haciéndoles creer que se trataba de una revisación de varicocele, sino cuando la propia iglesia lo acusó de estar malversando fondos de la institución. En medio de estas denuncias, comenzaron los rumores entorno a abusos sexuales dentro de la congregación y así fue que Yair fue la primera víctima en denunciar.

Cuando la Justicia salteña avanzó en la investigación descubrió que había víctimas de Rosa Torino que también sufrieron abusos por parte del padre Felipe. En 2018, Nicolás Parma fue detenido en su casa en Tucumán luego de que la iglesia le impusiera una serie de penas por su " presunto comportamiento gravemente inapropiado del interesado con menores de edad” .

 Liliana Rodríguez, integrante de la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de Argentina, puso en valor este juicio  y afirmó que  " es la primera vez, en nuestra historia, que dos sobrevivientes denuncian a dos curas de la Iglesia Católica y que además no sólo los delitos ocurrieron en Salta y Puerto Santa Cruz, sino que pertenecen a la misma congregación”.