Luego de que Nahir Galarza sorprendiera al acusar a su padre de ser el verdadero asesino de Fernando Pastorizzo, novio de la joven acribillado a sangre fría el 30 de diciembre de 2017, Marcelo Galarza rompió el silencio y aseguró: “Yo no lo maté”.

Recluido en un campo de Entre Ríos, el hombre habló con Infobae y aseguró que "todo esto es muy fuerte, que mi hija diga que yo fui el asesino". "Igual, algo me veía venir, pero no voy a decir más nada", afirmó luego de que Raquel Hermida Leyenda, abogada de la joven, presentara la acusación formal contra él.

Según lo asegurado por la joven, Nahir estaba con Fernando en su moto cuando su padre apareció repentinamente en un auto, la víctima cayó del vehículo tras una fuerte frenada, y tras terminar en el piso el arma reglamentaria que portaba la hoy detenida, su padre la tomó y le disparó dos veces por la espalda a Pastorizzo.

Fernando, malherido, le suplicó a su novia: “Llamá a una ambulancia”, en base a las nuevas revelaciones de la mujer. Ante esta situación, su padre le habría dicho que se fuera del lugar.

Tiempo atrás Nahir había dicho ante la Justicia que el asesinato había sido sin intención, dado que los disparos "se le escaparon" y que había sido Fernando quien tomó la pistola de arriba de la heladera de la familia Galarza.

“Ella dice que el padre le dijo que se iba a hacer cargo, pero no lo hizo. La involucraron pensando que podía salir antes. Y si Nahir no lo dijo todo este tiempo es porque en Derecho existe algo que se llama ‘temor reverencial’, que es el miedo a los padres”, explicaron fuentes judiciales ante el medio.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!