Con un fuerte operativo de seguridad, Cristian Mai Bustos regresó a Esquel y fue alojado en la Comisaría Primera donde esperará el debate que comenzará el próximo 6 de septiembre.

El juicio para determinar su responsabilidad por el crimen del policía Tito Roberts y las lesiones a Cañumir en Corcovado comienza el próximo lunes y se espera un amplio operativo y medidas especiales ligadas con los protocolos en el marco de la pandemia.

Así lo confirmo el Jefe de la Oficina Judicial de Esquel, el Doctor Rodolfo Barroso en contacto con EQSnotas.com

Cabe destacar que Bustos había venido a Esquel para la realización del juicio pero éste fue suspendido por tercera vez.

El detenido había llegado a Esquel el 15 de mayo en el marco de un cuidadoso esquema de traslado. Cuando todo parecía que se encaminaba para el esperado debate que reclama la familia, se registró un caso positivo de COVID entre las partes que deben estar en el juicio y el proceso fue suspendido.

Según indicó el titular de la Oficina Judicial, Rodolfo Barroso, la nueva fecha estipulada es el 6 de septiembre porque no se pudo coordinar antes la agenda de debates que tienen los jueces locales y los que vienen de otras circunscripciones, situación que generó un profundo malestar en la familia Roberts que inclusive lo expresó ante las autoridades judiciales para que se reconsidere la situación.

El equipo de Infantería fue el responsable de realizar este traslado nuevamente hacia Trelew donde permaneció varios meses, según confirmó a este medio en aquel momento el Comisario Silva, Segundo Jefe de la Seccional Primera de Esquel. El hombre de Corcovado tiene en su haber varias fugas de dependencias policiales.

El funcionario policial dijo entonces que tuvo un buen comportamiento mientras permaneció en Esquel. Además señaló que recibió visitas y que estuvo en contacto con familiares y con los letrados que llevan adelante su defensa.

El homicidio de su hijo

Bustos fue declarado penalmente responsable de "homicidio calificado por el vínculo" por la muerte violenta de Eric Benjamín, su hijo de 9 meses de edad. Fue condenado a prisión perpetua por la Cámara del Crimen de Esquel en 2007.

Después estuvo prófugo por años, hasta su captura en Chile y extradición. Llegó a Chubut para afrontar dos procesos penales en su contra: el homicidio de su hijo y el de un policía en medio de un operativo montado para detenerlo. 

La sentencia por el crimen del niño fue revisada por la Cámara Penal integrada por Roberto Adrián Barrios, Martín Roberto Montenovo y Daniel Luis María Pintos el 19 de noviembre de 2020.

Ese cuerpo hizo lugar parcialmente al recurso interpuesto por la Defensa, modificando la calificación legal del hecho por el que se condenó a Bustos como autor materialmente responsable de homicidio simple y ordenó reenvío para que se realice el debate por la pena.