COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este jueves se realizó en Tribunales la cuarta jornada del juicio por el homicidio de Samuel Ovejero, ocurrido el 29 de julio de 2017 en el barrio Máximo Abásolo, que tiene como imputada a Juliana Uribe. Entre los testimonios de la jornada se escuchó el de una bioquímica del “Laboratorio Regional de Investigación Regional Forense”, el de un suboficial que fue uno de los primeros en arribar a la escena del hecho y el de una oficial ayudante del a Seccional 7°, que recepcionó un acta de presentación de la víctima sobre un incidente previo con la imputada.

El primer relato escuchado fue el de un suboficial de guardia aquella noche del hecho en la Seccional 7°, quién recordó que eran como las 2 de la mañana y le avisaron por equipo que en las calles Chazarreta y Timoteo Ortego solicitaban presencia policial. Pasó a buscar al oficial de Servicio a la Comisaría y se dirigieron inmediatamente al lugar del hecho. Cuando llegaron le refirieron que había una persona herida de arma blanca, que la habían trasladado al Hospital. También recordó haber relevado manchas de sangre sobre la calle.

Otro testimonio fue el de un agente que se enteró del hecho por Guardia y al acudir al lugar recuerda haber visto una Ecosport, gris, y que en su interior había una persona de sexo masculino herida de arma blanca. También que una mujer de apellido Uribe conducía el rodado y acompañaba un familiar de la víctima. Decidieron trasladar al herido en dicho automóvil al Hospital y ellos les ofrecen acompañarlos. Ya en la Guardia del Hospital resguardó la Ecosport, que luego fue secuestrada y finalmente realizó el traslado de Uribe en calidad de detenida a la Seccional 7°.

El tercer testigo fue una oficial ayudante de la Seccional 7° que le tomó un acta de presentación a Samuel Ovejero sobre una situación que le había sucedido con su expareja Juliana Uribe. Le refierió que estuvo en pareja con Uribe y que tenían una hija en común, y que ese día ella le había ido a entregar la hija al Municipio, había hecho un escándalo y que no quería que lo echaran del trabajo. Ovejero se había dirigido a la Asesoría de Familia donde le recomendaron que deje asentada la situación en sede policial.

También pudo escucharse la palabra de la bioquímica Adriana Pérez, perteneciente al área de Toxicología del “Laboratorio Regional de Investigación Forense”, del Ministerio Público Fiscal, a quién le remitieron muestras de sangre y de humor vítreo, tomadas en la autopsia, desde el Cuerpo Médico Forense para su análisis. Dichas muestras arrojaron 0,93 gr./lts. de alcohol en sangre y no se detectaron ningún tipo de drogas, aseguró la profesional.

El tribunal de debate fue integrado por Gladys Olavarría, Jorge Odorisio y presidido por Raquel Tassello, jueces penales; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Adrián Cabral, fiscal general;  en tanto que la defensa de la imputada Uribe fue ejercida por Rosa González y José Palacios, abogados de confianza de la misma. Familiares de la víctima fueron acompañados por profesionales del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD).

El homicidio agravado de Samuel Ovejero

El crimen ocurrió el 29 de julio de 2017, siendo aproximadamente las 12.20 hs., cuando la víctima Samuel Ovejero se encontraba en compañía de la imputada, con la cual mantenía una relación de pareja, Juliana Uribe, junto a un menor, en el interior de un automóvil e iniciaron una discusión por la devolución de una camioneta.

Intervino la madre de la imputada que retira al menor del lugar. Así la imputada Uribe con claras intenciones de darle muerte tomó un cuchillo y le asestó al menos tres puñaladas a Ovejero, una de ellas en el tórax que le perforó el ventrículo derecho del corazón, como así también un corte en la sien derecha y laceraciones en los dedos índice y medio de la mano izquierda.

Llegó inmediatamente el lugar un hermano de la víctima y personal de la Seccional 6ta. Luego trasladaron a la víctima en forma particular al Hospital lugar donde Ovejero falleció como consecuencia de un “shock hipovolémico irreversible producido por herida de arma blanca en tórax”.