El pasado 4 de octubre se cumplieron 5 años del crimen de Romina Barria, una joven madre de 30 años, quien vivía en Río Gallegos. Su pareja Jorge Huenumil fue condenado , dos años después del crimen, y se convirtió en el primer juicio donde se utilizó la figura de Femicidio en Santa Cruz.

La muerte de Romina Barria conmocionó a los vecinos del barrio San Benito. La joven fue apuñalada en la espalda y en el corazón, luego degollada y prendida fuego dentro de su casa.  Su cuerpo fue encontrado en un sillón.  

Su pareja, Jorge Huenumil, escapó del lugar llevándose a la hija que tenían en común pero lograron detenerlo en la ciudad de Piedra Buena.  Durante el juicio, el acusado reconoció el crimen de Romina y el tribunal lo declaró culpable por "homicidio agravado por el vínculo y violencia de género".

El 15 de marzo del año 2018, la Cámara Oral de Río Gallegos, condenó a la pena de prisión perpetua -30 años- a Jorge Huenumil

La casa donde se cometió el brutal crimen de Romina. Foto: Resumen Policial
La casa donde se cometió el brutal crimen de Romina. Foto: Resumen Policial

El fiscal que intervino en la causa, Iván Saldivia relató durante el juicio que los testimonios del entorno de la pareja “daban cuenta de la "relación enfermiza" que tenía Huenumil con Romina Barría.

"Ella había querido terminar con la relación porque no daba más y esta persona seguía con un hostigamiento constante, a través de mensajes de texto victimizándose, diciendo que se iba a matar, que estaba durmiendo en la plaza, de acuerdo a testimonios de compañeros de ella del frigorífico donde trabajaba" dijo.

El juicio contra Huenumil fue el primer caso donde se utilizó la figura de "femicidio" en la provincia de Santa Cruz.